Película: La ciudad nunca duerme

Dentro de una estética urbana próxima a las películas que tocan contemporáneamente el desaliento de la juventud, la cinta del griego Andreas Tsilifonis aporta una visión sin embargo de alguna forma esperanzada sobre los jóvenes sin futuro.


Se ha hablado de su cercanía a La ley de la calle (Rumble fish, 1983), de Francis Ford Coppola, y quizá haya algo de ello, aunque es evidente que hay una diferencia notable en cuanto a la calidad de ambos filmes, con obvia ventaja para la gran película norteamericana. De cualquier forma, parece claro que La ciudad nunca duerme (título, por cierto, que evoca la bella definición de Nueva York como la urbe que nunca descansa, aunque no sea la ciudad retratada en esta película) peca de un exceso de trascendentalismo que lastra el buen tono general del filme.

Andreas Tsilifonis es un montador que episódicamente realizó algunos cortos y este único largometraje, en el que evidenció su profundo conocimiento de las reglas y convenciones cinematográficas. Lástima que no tuviera continuidad en su faceta de director, porque tenía buenas ideas, aunque debiera pulir un poco el tono algo pedante de su única obra.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

La ciudad nunca duerme - by , Nov 21, 2014
2 / 5 stars
Jóvenes sin futuro