Película: La comedia sexual de una noche de verano

Tras el fracaso comercial y (lo que seguramente es peor, al menos en su caso) crítico de Stardust Memories (que en España llevó el título más bien sonso, como dicen en Hispanoamérica, de Recuerdos…), Woody Allen cambia el registro dramático que utilizó en ese filme, para rodar una fresca comedia que, de todas formas, volvía a versionar, a su manera, a un clásico de la cultura universal. Si en Stardust Memories era Fellini y su Ocho y Medio, y en su anterior Interiores era Bergman, en La comedia sexual de una noche de verano, como anuncia su título, es a Shakespeare al que se pone en solfa, siempre desde la perspectiva amable, inteligente, lúcida y tributaria típica del cineasta neoyorquino.

Estamos entonces ante una versión libérrima de El sueño de una noche de verano, la comedia de Shakespeare sobre la juventud, sobre ninfas y faunos, probablemente su obra más bucólica. Abandonando la ciudad que hasta entonces había sido su ámbito único, su decorado por antonomasia, Woody se traslada al campo, e imagina una deliciosa historia con varias parejas, en las que sus relaciones amorosas se intercalan, tienen intersecciones y repulsiones; en definitiva, juegan a ese maravilloso juego llamado amor. Trufada de ese especial humor que el director de Manhattan suele conferir a sus películas, La comedia sexual… representa un feliz reencuentro de Allen con su público adicto.

Entre los intérpretes, aparte del propio Allen, que entonces aparecía siempre en todas sus comedias, aunque no en sus dramas, figura Mia Farrow, en la primera de las películas que hicieron juntos, coincidiendo con su historia sentimental, que tan mal fin tuvo, por cierto. Estaba también José Ferrer, el inolvidable protagonista de Moulin Rouge (versión John Huston, se entiende) y algunas actrices como Julie Hagerty y Mary Steenburgen, que entonces gozaban de predicamento pero que, a pesar de su evidente valía, después se adocenaron en productos que no las merecían. La fotografía de su entonces habitual Gordon Willis, pletórica de tonos dorados que idealizaban el escenario geórgico, es extraordinaria.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

88'

Año de producción

La comedia sexual de una noche de verano - by , Dec 06, 2014
4 / 5 stars
A vueltas con Shakespeare