Película: La cordillera

La colaboración cinematográfica entre Argentina y España en materia de producción es frecuente y una vez más se demuestra con este nuevo largometraje de Santiago Mitre, del que conocemos El estudiante (2011) y Paulina (2015). Esta vez lo hace con La cordillera (2017), un thriller con tintes psicológicos, en el que se ha contado también con Francia. Tras pasar por la sección Una cierta mirada del Festival de Cine de Cannes, además de Toronto y San Sebastián, llega a las salas españolas.

El presidente de Argentina, Hernán Blanco, con sólo seis meses en el poder, tiene que enfrentarse a una Cumbre de mandatarios, que se celebra en la cordillera chilena de los Andes, para crear una organización de países sudamericanos productores de petróleo. Estando allí manda traer a su hija Marina, que atraviesa una crisis en su matrimonio, que está separada del marido, quien amenaza al gobierno de corrupción y con un escándalo familiar. En esa situación deberá resolver sus propios problemas y tomar decisiones que podrían cambiarle la vida en el ámbito personal, familiar y profesional más importante de su carrera, que se mantiene en la incertidumbre y la ambigüedad.

La trama habla de la corrupción política y cómo se acaba por buscar el beneficio propio más que el de sus gobernados y hace una crítica a la mala utilización del poder de los políticos en favor de sus corruptos negocios. Hay una trama secundaria que trata de la hipnosis a que es sometida Marina, que apunta unos hechos que introducen la duda y el suspense acerca de quién dice la verdad. En algunos momentos el argumento deja de lado la reunión de la Cumbre y se centra en la relación padre e hija, ya que el presidente ha de resolver la difícil problemática familiar. Así se llevan en paralelo las dos historias, la de la política, que nos interesa menos, y la familiar por lo que tiene de posibles descubrimientos de hechos ocultos de los personajes.

El guion, escrito con Mariano Llinás, como en sus dos anteriores títulos, deja cosas por aclarar de la relación padre e hija, cerrando la historia de manera abrupta, que decepciona, y en el personaje del presidente hay momentos oscuros sobre su pasado, un hombre que ha llegado al poder de la nada y del que poco o nada se conoce, y que no se acaba de saber. Puede resultar claustrofóbico al desarrollarse prácticamente toda la historia en el hotel donde se celebra la Cumbre, aislada del mundo en la cordillera chilena, con apenas unas breves salidas al exterior en momentos puntuales que son claves.

El director bonaerense Santiago Mitre, que sigue con la problemática política en su tercera película en solitario, va ganando calidad en su realización con un cine muy clásico, de imagen limpia, sereno en la puesta en escena, con el ritmo que el tema requiere, que al disponer de un mayor presupuesto le permite tener un equipo técnico de altura y un reparto internacional en el que Ricardo Darín interpreta de forma brillante, como es habitual en él, ese personaje que, entre lo que muestra y lo que oculta, lo hace cada vez más interesante.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

114'

Año de producción

Trailer

La cordillera - by , Oct 10, 2017
2 / 5 stars
Las sombras del poder