Película: La Dalia Negra Está visto que la buena época de Brian de Palma pasó; hace más de una década (desde 1993, concretamente, con “Atrapado por su pasado”) que no hace una película medianamente decente. Desde entonces todo han sido fiascos artísticos: “Mission: Impossible”, “Snake Eyes/Ojos de Serpiente”, “Misión a Marte”, “Femme Fatale” (ver crítica de estos dos últimos títulos en CRITICALIA), confirman que al anteriormente muy creativo autor de “Carrie”, “El fantasma del Paraíso” o “Fascinación” se le ha pasado el arroz y ahora se limita a poner en escena con su probada capacidad profesional, pero sin poner ni un gramo de talento en lo que hace.
“La dalia negra” es una penosa adaptación de la novela homónima de James Ellroy, el escritor que saltó a la fama con la excelente adaptación al cine que hizo Curtis Hanson de su original “L.A. Confidential”. De Palma, que se maneja bien en el cine “retro” (recuérdese “Los intocables”), se limita a poner en escena esta rocambolesca historia, que Ellroy imaginó a partir de un hecho real, la muerte y literal desguazamiento de una bella de turbulento pasado, asesinato que investigarán dos policías que comparten (platónicamente, a su pesar, uno de ellos; no tan románticamente el otro, según parece…) a otra belleza, y una tercera guapa de perfiles entre ninfomaníacos y lésbicos. Con esta empanada de beldades, más el policía amigo del protagonista, cuyas reacciones son tan imprevisibles como los arbitrarios giros del guión, un final plagado de trampas al espectador, mostrándonos escenas ya vistas pero reviradas ahora para que tengan otro sentido, y algunas majaderías más, “La dalia negra” confirma lo dicho por la crítica especializada allá donde se ha visto: es una nadería sin interés, pulcra, estilizadamente realizada por un cineasta que domina todos los resortes de la filmación, pero sin que se haya molestado lo más mínimo en hacer una película que merezca la pena ese nombre.
Si el colmo de la antigua provocación que antes era consustancial a De Palma es mostrarnos un refinado club privado donde las mujeres se besan entre ellas al ritmo de evanescentes canciones y sensuales coreografías, está claro que el bueno de Brian ha perdido el tren hace tiempo.
¿Qué aporta, entonces, “La dalia negra”, si es que lo hace? Quizá lo más apreciable sea la descripción de ese extraño triángulo: el policía boxeador, un trepa sin embargo traumatizado por su infancia; su novia, aunque según ella no duermen juntos; y el amigo del primero, también policía y púgil, enamorado de la bella pero remiso a consumar su deseo por lealtad a su amigo. Pero los tres viven juntos, en una situación que se antoja cuando menos vidriosa, por no decir explosiva… Sin embargo, tampoco De Palma saca el partido que podría haberse logrado de ese “menage a trois. Así las cosas, queda la pulcra realización (en este caso con apenas una sola secuencia “marca de la casa”, el asesinato del amigo, con la pausada planificación tan típica en De Palma, aunque con un resultado no precisamente satisfactorio), la hermosa fotografía del gran Vilmos Zsigmond, uno de los maestros indiscutibles en su arte, y unos actores que hacen lo que pueden: Josh Harnett confirma lo que todos sabíamos, y es que la ductilidad no es su mejor virtud (siempre hace el mismo papel, o al menos con la misma cara); Scarlett Johansson, seguramente la mejor y más potente actriz de su generación, está desperdiciada en ese papel demediado entre vampiresa calientabraguetas y ejemplar ama de casa; Hilary Swank sigue aprovechando su perfil andrógino (que tan buen rédito le dio, con Oscar incluido, en “Boys don’t cry”); y Aaron Eckhart aguanta como puede su endeble personaje, una veleta a merced del viento, o, en este caso, del capricho del guionista.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

120'

Año de producción

La Dalia Negra - by , Oct 27, 2006
1 / 5 stars
Irreconocible