Película: La dama del autobús El cine brasileño empezó a conocerse internacionalmente a partir de primeros de los años sesenta, cuando cineastas como Glauber Rocha (Cabezas cortadas, Dios y el diablo en la tierra del Sol, Tierra en trance, Antonio das Mortes) irrumpieron en los festivales cinematográficos, donde dieron a conocer una cinematografía pujante y distinta, que englobaba la particular perspectiva vital del carioca con el arte séptimo. Otros realizadores como Ruy Guerra, Nelson Pereira dos Santos, Bruno Barreto, fueron configurando una propuesta coherente, revulsiva, de algún modo revolucionaria, que entroncaba perfectamente con el carácter rebelde y rupturista de los años sesenta.

Terminada la utopía, cada uno siguió sobreviviendo como pudo. El cine brasileño dio lugar entonces a productos más convencionales, que se aprovecha de la estela dejada por los pioneros. A esa línea pertenece esta La dama del autobús, que ponía el acento en el melodrama y en un erotismo bastante desasosegante. Una mujer se casa con su novio de toda la vida, pero desde el primer momento de la boda se da cuenta de que ha sido un error. Pero ya es tarde.

El mayor atractivo del filme es la presencia al frente del reparto de Sonia Braga, una actriz de cuerpo rotundo y sugerente erotismo un punto primitivo, que ha hecho películas tan subidas de tono como Doña Flor y sus dos maridos o Gabriela, esta último con Marcello Mastroianni, y que también vivió su aventura norteamericana en filmes como Un lugar llamado Milagro, dirigida por el que entonces era su pareja, Robert Redford.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

La dama del autobús - by , Jun 27, 2011
1 / 5 stars
Casarse y equivocarse (o al revés…)