Película: La educación de las hadas José Luis Cuerda, en su no muy extensa filmografía (siete largometrajes para el cine en veinte años de carrera), ha frecuentado dos temáticas fundamentales, la poesía y el surrealismo, éste último en su vertiente humorística. Entre las primeras destaca La lengua de las mariposas, y entre las segundas Amanece, que no es poco y Así en el Cielo como en la Tierra. Como un híbrido entre ambas tenemos la que quizá es su mejor película, El bosque animado; el hecho de que además fuera su debú en la dirección cinematográfica no dice mucho sobre su evolución, desde luego… La educación de las hadas también participa de ambas líneas temáticas, aunque mucho más en el aspecto poético que en el surrealista, del que apenas hay algunos apuntes. Pero está vez, en contra de lo que ocurrió con El bosque…, Cuerda no da en la diana. Y eso que el argumento prometía: un hombre, viudo quince años atrás, encuentra a la mujer de su vida y al hijo que no llegó a tener: la felicidad parece completa, hasta que ella da muestras de renuencia a esa dicha absoluta; él, inventor de juguetes, mantiene una ficción con su hijastro sobre la existencia de las hadas; entonces aparece una argelina, cajera en un supermercado mientras espera, como una Job islámica, la respuesta de La Sorbona para ir a estudiar a París; la magrebí se convertirá, sin pretenderlo, en la metafórica hada de los juegos de padrastro e hijastro, y, también sin saberlo, solucionará los problemas del matrimonio. Pero el problema es que, siendo la intención tan poética, no siempre (más bien casi nunca) Cuerda da con el tono lírico deseado; no basta con tener diálogos preñados de referencias mitológicas, alegóricas, o simplemente literarias: después hay que ahormar adecuadamente esos textos con unas imágenes que no sean un simple soporte de las palabras, sino que sean, ellas mismas, poesía pura. Si no es así, el empeño será vano. No sería justo, de todas formas, despachar la película de un volapié, porque hay apuntes interesantes. El propio tono, buscando (aunque no lo termine de encontrar) la poesía cinematográfica; el hallazgo de Bebe, la cantante que demuestra ser una actriz más que potable; el también excelente descubrimiento del niño Víctor Valdivia, un prodigio en sus pocos años, confirmando la mano que Cuerda tiene para los tiernos infantes… No tan bien está Ricardo Darín, que parece gallina en corral ajeno, alejado de su contexto social y geográfico; tampoco brilla Irène Jacob, que gasta demasiada energía en interpretar en español, una lengua que evidentemente no domina, y se le va toda la fuerza en ello. Dicen que, para ahogarse, da igual hacerlo en los dos metros de una piscina que en los once mil de la fosa de las Filipinas; algo de eso pasa con La educación de las hadas: tiene una intencionalidad lírica, pero se queda a un centímetro de la poesía, y entonces es como si se quedara a cuarenta kilómetros: el resultado es el mismo.

Dirigida por

Género

Duración

105'

Año de producción

La educación de las hadas - by , Jun 28, 2006
2 / 5 stars
A un centímetro de la poesía