Película: La joven Jane Austen

La vida de de la escritora inglesa Jane Austen tiene muchas lagunas. Siempre ha sido un tema recurrente el sorprendente hecho que una solterona como ella, a la que no se le conoció amor alguno, tuviera un tal dominio de los sentimientos para describirlos con una perfección rayana en lo taumatúrgico en novelas como Sentido y sensibilidad, Emma, Orgullo y prejuicio o Persuasión.


Ahora, a raíz de un ensayo hodierno sobre este curioso asunto, que mantiene la hipótesis de que la autora sí conoció el amor, en los brazos de un impetuoso dandy irlandés que, finalmente, la dejaría por conveniencia (¡ay, el vil metal!), se ha rodado este curioso filme que pone en imágenes lo que pudo haber sido la juventud y primeras (y únicas) experiencias amorosas de la escritora de Hampshire.


Vale decir entonces que estamos más ante una ficción, muy al estilo de la propia Austen, que ante un relato estrictamente biográfico. Ello, por supuesto, no supone denuesto alguno para el propósito de los fautores del filme, productores, director y resto del equipo técnico y artístico. La joven Jane Austen, de esta forma, resulta ser una historia romántica muy victoriana, como las propias novelas de la escritora, con su joven románticamente enamorada del galán de turno, la familia que zozobra aguzada por la gazuza, que se agencia una aguda ganzúa para desguazar la alcancía o la alacena (lo siento, no he podido resistirme al cuasi calambur…), el pretendiente millonetis pero tonto del culo, la señorona empolvada y podrida de dinero que no mira más que por los anteojos de su arrogancia… en fin, los elementos habituales de la narrativa austeniana, puestos aquí al servicio de contar la (supuesta) vida de su propia creadora, en una libérrima intertextualización entre lo imaginado por la escritora y lo que el guionista y director del filme han imaginado sobre la escritora…


El resultado es agradable de ver, si bien es cierto que, con cierta frecuencia, Julian Jarrold pierde el ritmo narrativo y la acción (sin duda de “tempo” leve, pero no tanto…) decae. Habrá que achacárselo a su todavía corta carrera como director de cine, si bien es un hombre ya fogueado en productos televisivos.


Hay que reconocer que la joven neoyorquina Anne Hathaway da bien el papel de la escritora británica; su Jane Austen es plausible, una joven azotada por las apariencias en una época que (todo hay que decirlo) iba a tornarse aún peor en cuanto comenzara el reinado cuasi eterno (sesenta y cuatro años, nada menos) de Victoria, cuando el pazguatismo, la gazmoñería y la represión camparon por sus respetos.


Chapeau para algunos de los excelentes actores veteranos que dan consistencia a este relato pseudobiográfico: la siempre estupenda Julie Walters, el no menos entonado James Cromwell, que hace igualmente bien de príncipe (The Queen) que de porquero (Babe, el cerdito valiente), y, por supuesto, la insigne Dame Maggie Smith, la más grande de las actrices británicas vivas.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

120'

Año de producción

La joven Jane Austen - by , Nov 19, 2016
2 / 5 stars
Pasión y conveniencia