Película: La madriguera

Hoy día es prácticamente imposible hacer una película que no contenga alguna referencia a otros títulos cinematográficos. Claro que una cosa es eso, que es normal, y otra que la película esté tan trufada de otros filmes que termine desnaturalizándose y careciendo de entidad propia. Algo de eso ocurre con esta La madriguera, que empieza mal incluso en el título: no en vano, si en el cine español hay una La madriguera, esa es la que rodó en 1969 Carlos Saura, con Geraldine Chaplin y Per Oscarsson al frente del reparto, que participó en la Berlinale, obtuvo el Premio al Mejor Director del Círculo de Escritores Cinematográficos y, en definitiva, se reveló como una de las más importantes películas españolas de la década de los sesenta, demostrando que había otro cine posible aparte de las astracanadas que, por aquel entonces, dominaban el panorama cinematográfico nacional.

Pero la cosa no queda aquí: La madriguera (2016) tiene elementos descaradamente tomados de filmes como El coleccionista (1965), de William Wyler, y Átame! (1989), de Pedro Almodóvar: como en ambos, aquí también tendremos a un hombre que secuestra a una chica y la mantiene encerrada contra su voluntad. Pero también hay elementos temáticos de El ángel exterminador (1962), de Luis Buñuel, en tanto en cuanto el protagonista tiene una fobia patológica a salir de su casa. Todo ello no hubiera importado si la mezcla de todos esos elementos hubiera dado como resultado algo distinto, algo que aportara novedades, un nuevo tratamiento, una nueva visión del tema ya recurrente del secuestro de una mujer por un hombre (tan viejo como el mundo: recordemos el rapto de Europa por Zeus). Pero no, no se consigue esa nueva perspectiva, ese planteamiento diferente e intrigante. Por el contrario, aquí se sigue por la senda trillada, con sus policías que indagan sin dar en la tecla, los momentos en los que parece que la joven va a poder escapar (solo que queda demasiado metraje, no puede ser…), y en general los tópicos habituales que sustentan este tipo de historias.

Faltos de imaginación y de carpintería guionística, los autores del libreto, el propio director, Kurro González, y el actor protagonista, Francisco Conde, no consiguen que su historia prenda en el espectador. González, montador de profesión, debuta en la dirección y, como tal, le podemos reconocer que su tarea es pulcra, muy profesional, con una adecuada planificación y sabiendo casi siempre donde poner la cámara. Formalmente, por tanto, La madriguera es muy correcta, pero hace tiempo que la mera forma dejó de ser el elemento determinante de un filme: como en el dicho del valor que se le supone al soldado, a una película la calidad formal se le da por descontada. Es cierto que con frecuencia este tipo de productos rodados con escasez de medios suele adolecer de acabados incompetentes, lo que no es el caso, y ello corre a favor del filme, pero no es suficiente. Si la historia que se nos cuenta se nos da una higa, toda esa calidad formal no servirá para nada.

Como suele ocurrir en este tipo de producciones que no cuentan con grandes presupuestos, el director acomete, además de la tarea como coguionista, otras labores de rodaje, desde productor ejecutivo (junto al protagonista, Francisco Conde, al que se le ve muy implicado en el proyecto) a montador y diseñador de los efectos especiales, en todas las cuales actúa con solvencia.

En la interpretación, Conde no se puede decir que sea un actor eximio: fogueado en filmes como Ispansi, Entrelobos y en la longeva serie televisiva de Canal Sur Arrayán, el actor almeriense no termina de convencer como el escritor asolado por la tragedia que da en secuestrar a la que debería ser su ayudante para que ello le facilite terminar su nueva novela. Mejor está la actriz catalana Adriana Torrebejano, curtida en mil series televisivas, que resulta convincente en su papel, a pesar de estar tan sobado. Entre los secundarios me quedo con un Carlos Santos que, como siempre, demuestra que es uno de los mejores actores de reparto del actual panorama español.

Lástima, entonces, de proyecto con buenos mimbres, pero cuyo contenido no tiene la altura del competente equipo profesional que lo ha llevado a cabo. Esperamos ver a este equipo en nuevos empeños cinematográficos, a ser posible con más talla guionística.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

102'

Año de producción

La madriguera - by , Jan 02, 2017
1 / 5 stars
Indigesto batiburrillo