Película: La mujer con la nariz rota Hace tiempo que el cine serbio está intentando hacer un cine actual, un cine que no esté mirando constantemente a la época de Tito ni a la convulsa etapa de las guerras balcánicas de los años noventa, conflictos bélicos entre hermanos que parecen haber terminado, al menos de forma oficial; otra cosa será lo que se cueza en el interior de la sociedad, y si los rencores acumulados durante aquellos años de plomo no volverán a explotar en cualquier momento.

El caso es que esta La mujer con la nariz rota es un intento de aproximarse a la realidad serbia actual, un país que intenta rehacer su vida tras haber sufrido el ataque de la OTAN durante la década de los noventa, como consecuencia de la crudelísima limpieza étnica que acometieron los entonces gerifaltes del país (recordemos el nombre del mayor de aquellos felones: Slobodan Milosevic). Plantea aquí el desconocido director (por estos lares, al menos) Srdan Koljevic una historia a tres bandas, partiendo de un primer e inusitado hecho: en el transcurso de un atasco en medio del puente, una mujer que ha subido a un taxi en Belgrado con la nariz rota y un bebé, se lanza desde el puente. Hay tres testigos que se implicarán en el hecho, de una forma u otra: el taxista que la llevaba, que habrá de hacerse cargo transitoriamente del pequeño; una profesora con una grave tragedia familiar, que habrá de aprender a convivir con su odio; y una mujer, a punto de casarse, que encontrará en este suceso, y en la reacción de su prometido, una razón para no contraer un matrimonio que, en verdad, no quiere llevar a cabo.

Hasta aquí un perfil argumental plausible. Otra cosa es que la plasmación cinematográfica de esas tres historias, y sus intersecciones, que también las hay, sean las más adecuadas. Aparte de que hay un tono de cierto cutrerío cinematográfico, tampoco el director Koljevic se revela como un cineasta aplomado, un hombre de personalidad fílmica, sino todo lo contrario: filma con premiosidad, algunas de las historias que se nos cuentan se nos da una higa, y la sensación global es la de fracaso, por más que haya algunos momentos de cierta intensidad. Tampoco la persistencia de una lluvia inmisericorde que, según el filme, parece estar cayendo constantemente sobre Belgrado (donde, paradójicamente, el uso de los paraguas al parecer no se conoce…) ayuda mucho a creerse esta historia a tres bandas que, finalmente, no convence en ninguna.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Trailer

La mujer con la nariz rota - by , Apr 11, 2011
1 / 5 stars
Un soltero y un biberón