Película: La mujer del cosmonauta

Esta película franco-española (aunque la parte determinante fue la gala Ciby 2000, habitual coproductora de Almodóvar en aquella época), fue una de las producciones más costosas del cine francés (y, de rebote, del español), con un presupuesto en torno a los mil quinientos millones de pesetas (unos nueve millones de euros), cifra que se fue, entre otras partidas, en unos costosos efectos especiales y visuales y en una fuerte apuesta por la infografía, el cine informático.

Tan elevado presupuesto estaba al servicio de una comedia dramática que giraba en torno a un hogar familiar; un hogar, por cierto, un tanto especial (y en este caso cabría decir también “espacial”). El trabajo de él no es el de bombero ni oficinista, sino nada menos que cosmonauta; la pareja, con dos hijos, presenta una fachada de matrimonio perfecto, aunque en la realidad no se soportan. Cuando el marido es enviado al espacio, la esposa ve el cielo abierto (nunca mejor dicho...): ahora podrá vivir su vida. Pero la empresa espacial tiene otro pensamiento, y decide colocar una pantalla gigante en el salón del hogar. Las trifulcas son continuas, todas las esperanzas de la mujer se han ido al garete. Sin embargo, los acontecimientos van tomando un giro inesperado...

La mujer del cosmonauta pasó por España con más pena que gloria. A pesar de contar con Victoria Abril al frente del reparto, el público no apoyó la película, que tampoco fue respaldada por la crítica. Parece que esta historia un tanto marciana (también nunca mejor dicho), que parecía querer reeditar el estrepitoso éxito un par de años antes de Felpudo maldito, fió demasiado en los magníficos efectos especiales y descuidó lo fundamental en cualquier historia: la historia misma. Aunque la producción era impecable, no hubo "química" entre el espectador y el filme, y no se produjo el ansiado acoplamiento (ya que estamos con los términos espaciales…).

Y no sería porque Abril no estuvo a la altura de las circunstancias. Victoria tiene demostrado reiteradamente que, aparte de ser una persona de trato un tanto difícil, como actriz es un auténtico animal interpretativo, se come la cámara cuando la enfocan. El francés Gérard Lanvin le dio una réplica aceptable como el cosmonauta obligado a hablar con su mujer durante meses a través de una pantalla de televisión.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

99'

Año de producción

La mujer del cosmonauta - by , Jan 20, 2015
1 / 5 stars
2001, una odisea en el salón comedor