Película: La pelirroja Raoul Walsh, uno de los pioneros de Hollywood (empezó a dirigir a mediados de la década de los años diez del siglo XX, en la época en la que D.W. Griffith –del que fue ayudante de dirección--  inventaba el lenguaje cinematográfico con El nacimiento de una nación e Intolerancia), dio lo mejor de sí en filmes de corte aventurero, bélico o de intriga, como Tambores lejanos, Objetivo Birmania, Gentleman Jim, Los turbulentos años veinte, El último refugio o Murieron con las botas puestas. Lo cierto es que en otros género no brilló a igual altura, y eso le pasó en esta La pelirroja, comedia romántica que Walsh manufacturó aseadamente, como el buen profesional que era, pero sin la gracia, sin la levedad alada que requiere este género que a veces, sin fundamento, se cree menor.

Protagoniza uno de los grandes de Hollywood, James Cagney; aunque no llegara, lamentablemente, a alcanzar la fama de sus contemporáneos Clark Gable, Gary Cooper o Cary Grant, lo cierto es que fue un actor muy versátil, que curiosamente dio lo mejor de sí en filmes en los que interpretaba papeles de hombres al margen de la ley, delincuentes casi siempre por obra y gracia de una sociedad hipócrita y farisaica. Pero Cagney, con su pinta de hombre duro, de truhán y tunante, llegó incluso a hacer musicales, en los que cantó y bailó más que aceptablemente, y también comedias tan divertidas como Uno, dos, tres, de Billy Wilder, cuyo fracaso comercial hizo que el actor se retirara del cine, al que no volvió hasta veinte años después en Ragtime. Junto a Cagney brilla la gran Rita Hayworth, antes de la película de su vida, la mítica Gilda, y la no menos estupenda Olivia de Havilland, que acababa de terminar el personaje por el que será recordada, la Melanie de Lo que el viento se llevó.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

97'

Año de producción

La pelirroja - by , Oct 12, 2011
2 / 5 stars
Le falta levedad