Película: La visita que no tocó el timbre Mario Camus es hoy día uno de nuestros más prestigiosos profesionales de la dirección, gracias a notables trabajos como “La colmena”, “Los santos inocentes”, “La cólera del viento”, “Los pájaros de Baden-Baden”, “Los días del pasado” o “El color de las nubes”. Pero no siempre fue así. De hecho, Camus, que debutó en la realización en 1963, sólo tuvo en su primera época un título interesante, “Young Sánchez”, que buceaba en el difícil mundo del boxeo. El resto de su filmografía de los años sesenta está cuajada de vehículos al servicio de Raphael o Sara Montiel, o bien productos sin entidad alguna. A estos últimos pertenece “La visita que no tocó el timbre”.
Dos hermanos solterones se ven de improviso como responsables de un niño recién nacido abandonado por la madre. Los nuevos “padres” y algunos otros elementos de la vivienda serán los encargados de criar al bebé. Curiosamente, Camus parece que se adelantó al éxito francés (y posterior yanqui) “Tres solteros y un biberón”. Aparte de esa premonición, la película no tiene más interés que observar el buen oficio de Camus en la realización.
Comandan el reparto un dúo, Alberto Closas y José Luis López Vázquez, que ha trabajado con cierta asiduidad juntos, como en la saga de “La gran familia”, de Pedro Masó. Con ellos aparece una estrella de la televisión de la época, Laura Valenzuela, que hizo una pareja de excelente química con Joaquín Prat. Completan el reparto dos de las mejores secundarias que ha tenido el cine español contemporáneo, Rafaela Aparicio y Laly Soldevila.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

92'

Año de producción

La visita que no tocó el timbre - by , Jun 29, 2008
1 / 5 stars
Dos solteros y un biberón