Película: Laberinto mortal Claude Chabrol fue, junto a François Truffaut, Jean-Luc Godard, Jacques Rivette y Eric Rohmer, entre otros, los creadores de una forma más realista y novedosa de entender el cine, un movimiento surgido a finales de los años cincuenta en Francia que se dio en llamar Nouvelle Vague, al tiempo que otras cinematografías (Inglaterra, Brasil, Alemania, incluso algunos pinitos en España) producían también movimientos similares que pugnaban por acabar con el encorsetamiento de las cinematografías nacionales, que habían llegado a un callejón sin salida.
Tal vez Chabrol y Truffaut fueran quienes mejor encarnaran aquel movimiento, dejando para Godard el zapatazo radical y el corte sin paliativos con todo lo anterior. Chabrol, a lo largo de una dilatadísima carrera como director, ha evolucionado desde sus posiciones inicialmente estentóreas hasta el clasicismo depurado, admirable, de películas como “Accidente sin huella”, “El carnicero” o “Asunto de mujeres”.
“Laberinto mortal” pertenece a una de sus mejores épocas, la segunda mitad de los años setenta, y cuenta una intriga psicológica casi hitchcockiana, que bebe en “Psicosis”, una historia sangrienta elegantemente contada. Es un “¿quién es el asesino?”, lo que los anglosajones llaman un “whodonit”, perfectamente dosificado, en el que lo importante es el estudio de los personajes.
El reparto está encabezado por Donald Sutherland, uno de los actores más versátiles de aquella época, junto a la casi inevitable Stephane Audran, por aquel entonces esposa de Chabrol, y algunas significativas presencias secundarias, como Donald Pleasence, o David Hemmings, el actor-fetiche del “Blow-up” de Antonioni.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Laberinto mortal - by , Jun 29, 2008
3 / 5 stars
¿Quién es el asesino?