Película: Las tres caras del miedo El italiano Mario Bava alcanzó su mejor momento con su primer filme como director, “La máscara del demonio”. Aunque esta “Las tres caras del miedo” no alcanza la altura de su opera prima, es también un producto estimable. En este caso pudo hacerse gracias a la producción de Boris Karloff, el inolvidable creador del arquetipo de la criatura de Frankenstein tal y como ha quedado en el imaginario colectivo. Se trata de una cinta de episodios, con tres segmentos diferentes, todos con el común denominador del terror y de estar inspirados en cuentos de autores clásicos: Chejov, Tolstoi y Maupassant. El primero es “El teléfono”, en el que una mujer recibe misteriosas llamadas telefónicas de un desconocido. El segundo episodio es “Los Wurdalak”, sobre un viajero que llega a una casa en la que el padre ha sido vampirizado. El tercer fragmento es “La gota de agua”, con una asesina que, al regresar a casa, empieza a oír el goteo de un grifo.
Este clásico del terror es un tanto irregular, pero la atmósfera que consigue es muy estimable. Probablemente el mejor episodio sea el de “Los Wurdalak”, un horripilante viaje al mundo de los no-muertos, aún más terrorífico por darse al vampirismo entre los miembros de la misma familia, con las ambiguas connotaciones que ello supone.
Boris Karloff se reservó lógicamente, uno de los papeles principales, el del padre vampiro del segundo episodio, al que dota de la siniestra fuerza de su mirada. Entre los demás intérpretes destaca Michéle Mercier, una actriz semiolvidada, pero que fue una de las más destacables de su generación. Mario Bava se encarga personalmente de la fotografía, en la que era especialista, y ello se nota en la macabra atmósfera de este producto de pesadilla.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Las tres caras del miedo - by , Jan 17, 2009
2 / 5 stars
Macabra atmósfera