Película: Las tres espadas del Zorro Al igual que a los japoneses se le atribuye, sin duda erróneamente, una notable capacidad para plagiar proyectos industriales, a los italianos, pero también a los españoles, se nos conoce por nuestra inveterada costumbre de copiar descaradamente fórmulas cinematográficas que han demostrando su buena sintonía con el público que busca la evasión por encima de todo. “Las tres espadas del Zorro” responde perfectamente a ese esquema, perpetrado además por italianos y españoles en coproducción, con un director a la cabeza, Ricardo Blasco, cuya corta carrera en la realización de largometrajes de cine sólo tiene como punto de interés “Autopsia de un criminal”, un intento de cine negro allá por los comienzos de los sesenta.
“Las tres espadas del Zorro” plantea una historia en la que el hijo del mítico espadachín vengará los desmanes de un gobernador déspota en la California del siglo XIX. Pero está hecha con tal desgana, con tan escasos medios, con tan poca imaginación, que lo único que se le podía pedir, que es un mínimo entretenimiento, tampoco se consigue. Ni lo que se cuenta tiene visos de verosimilitud, ni la realización es mínimamente ágil, no se aporta originalidad alguna; todos son lugares comunes en este olvidable filme.
Entre los protagonistas, el clásico actor de nombre anglosajón, Guy Stockwell, tan rápidamente olvidado, y una actriz hispana con una relativamente corta filmografía, Mikaela, pero de amplio historial en la canción ligera y coplera. El director, Ricardo Blasco, fue un anodino guionista de filmes de Luis Lucia, tan famosos en su tiempo como “El sueño de Andalucía o “Lola la Piconera”, y en 1953 se inició en la realización cinematográfica, actividad en la que cesó en 1965, aunque posteriormente llevó a cabo varios rodajes para televisión.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

89'

Año de producción

Las tres espadas del Zorro - by , Mar 06, 2008
0 / 5 stars
Lugares comunes