Película: Lloviendo piedras

Kenneth Loach, en el siglo conocido como Ken Loach, ha encontrado una nueva etapa de esplendor en su carrera en los años noventa, tras una primera época de prestigio entre los círculos cinéfilos e intelectuales con su Family life, filme "de culto" a principios de los setenta. Loach ha vuelto a tener un lugar en el sol gracias a dos películas sumamente peculiares, Agenda oculta, indagación sobre un crimen de Estado presuntamente imputable al gobierno Thatcher, que tuvo gran repercusión en festivales internacionales, y Riff-Raff, drama costumbrista con un grupo de albañiles en plena economía sumergida como protagonista coral.


Con Lloviendo piedras Loach vuelve a insistir en la veta costumbrista, no exenta de compromiso, que investigó en su último filme. Ahora nos presenta a un padre de familia desempleado en una comunidad católica al norte de Inglaterra. El honrado "paterfamilias" habrá de hacer de todo para mantener a los suyos, y además, comprarle un traje blanco a la hija para su primera comunión, a pesar de que el cura, progre y del Vaticano II, le intenta disuadir de semejante disparate.


Así las cosas, la película tiene un primer y fundamental valor, y es ir absolutamente contra corriente en esta década en la que el cine se ha decantado descaradamente por el culto al héroe de plástico, a la acción sanguinolenta y al tremendismo más abyecto. Lloviendo piedras habla de cosas cotidianas, cosas que podríamos ver en nuestro entorno a poco que nos fijáramos.


Pero, al margen de esa virtud, tener más valor que el Guerra con la que está cayendo, Lloviendo piedras huele a sinceridad, cuenta una historia verosímil y amena, en absoluto un pestiño intelectualoide. Algunas de las escenas sobrecogen por su verismo, sin por ello caer en efectismo alguno: la intrusión del usurero en casa del protagonista deviene una secuencia de dureza casi insoportable, aunque apenas si haya violencia física; el enfrentamiento casi postrero del personaje central con ese mismo logrero vendrá dado con la autenticidad de la vida real, marrullera y sin heroísmos, sólo un hombre que lucha por los suyos, contra toda esperanza.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Lloviendo piedras - by , Nov 29, 2014
3 / 5 stars
Un traje blanco