Película: Lo imposible La aventura inesperada de una familia española, que pasa de celebrar las navidades soñadas en Tailandia a verse embarcados en una peripecia brutal, cuando son arrastrados por el tsunami que arrasó las costas del Océano Índico en 2004, es el eje central de esta historia de supervivencia, de esperanza contra toda lógica, de lucha contra la fatalidad. Lo cierto es que Juan Antonio Bayona, que ya logró un resonante éxito económico y también en lo artístico con su anterior filme, El orfanato, ha conseguido poner en imágenes un poderoso artefacto que reproduce con notable fuerza lo que debió ser aquella catástrofe insoportable, que se llevó por delante cientos de miles de vidas.

Bayona inicia su historia planteando una secuencia antológica, tras la presentación de la familia que, aunque en la vida real era española, aquí se transforma (con una buena dosis de realismo, a fin de llegar mejor al mercado yanqui) en norteamericana; llega entonces el momento, tan inesperado, del asalto de una gigantesca ola que arrambla con todo a su paso, incluidos nuestros desprevenidos protagonistas que están jugando indolentemente en la piscina del hotel. A la mujer le ha arrancado el viento una hoja del libro que está leyendo (por cierto, de Joseph Conrad: qué apropiado para una aventura prodigiosa pero lacerante…), esa misma hoja que un rato antes hemos visto se le cae mientras vuelan desde Japón hasta el paraíso tailandés. La hoja va a pegarse contra una baranda de cristal; cuando la mujer llega hasta esa zona para recuperarla, el mar ya se ha salido brutalmente de madre y la arrastra y sumerge en una vorágine estrepitosa. Bayona juega entonces con el habitual silencio bajo el agua para dotar de aún más zozobra la escena, un cuerpo zarandeado por la descomunal fuerza de la Naturaleza.

Después de este impacto se sucederá el aturdimiento, la incredulidad, la toma de conciencia del gravísimo suceso, la búsqueda de los seres queridos. A partir de entonces veremos la historia de las dos partes en las que queda dividida la familia, la madre con el hijo mayor, de unos diez años, y el padre con los niños más pequeños, como de seis y cuatro. Pasarán las de Caín en sus respectivas rutas, ambas partes buscándose afanosamente, perdiéndose a ratos de nuevo entre sí. El final, teniendo en cuenta que la familia original vivió para contarlo, no parece sea difícil imaginarlo.

Pero lo cierto es que lo importante, más allá del destino de esta familia hispana transmutada en norteamericana, es la forma en la que Bayona consigue mantener el interés sin dar un minuto de resuello al espectador, jugando inteligentemente con la emotividad de la familia, sus percances y sus desvalidos hijos. El director utiliza con astucia los mecanismos apropiados para provocar una auténtica bomba emocional en el espectador, zarandeado (a la manera del propio tsunami, es cierto) por una historia que a ratos le supera por su espectacular realismo y por una buscada identificación con la familia protagonista.

Así las cosas, Lo imposible se convierte en un notabilísimo entretenimiento, de pujante ritmo y espléndidos efectos especiales, de la que se puede decir, en el mejor de los sentidos, aquello de que no parece española: y no lo parece porque, con buen criterio, el cine español parece estar aprendiendo la lección para salir de la caspa y el ombliguismo. Pero ésa es otra historia…

Queda entonces una película extraordinariamente atractiva para el público medio, que se entrega totalmente a sus evidentes virtudes; entre ellas no es la menor la de no tomar el pelo al espectador ni creerse que es tonto; de esta forma, el éxito arrollador de la película en las taquillas españolas (y probablemente do quiera se estrene) estaba cantado.

Entre sus debes habría que anotar que, con los miembros de la familia auténtica vivitos y coleando, e incluso asistiendo al rodaje y de alguna manera asesorando sobre los hechos y las reacciones que tuvieron durante los días de autos (parezco un juez…), el retrato que de ellos ha hecho Bayona es idílico: no se puede ser más bueno, más entregado, más generoso, más honesto, más leal. En fin, cosas de filmar historias reales con el biografiado echándote el aliento en el cogote…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

118'

Año de producción

Trailer

Lo imposible - by , Oct 27, 2012
3 / 5 stars
Bomba emocional