Película: Lolita Stanley Kubrick es una de las figuras de la dirección más polémicas, y a la vez más seguidas por una legión de admiradores. Sus películas fueron siempre auténticos acontecimientos, y títulos como Espartaco, Teléfono rojo, 2001, una Odisea del Espacio, La naranja mecánica o Barry Lyndon, son buena muestra de la gran calidad de su cine.

Lolita también raya a gran altura. Se trata de la adaptación cinematográfica de la novela de Vladimir Nabokov, que bendijo la versión en cine colaborando incluso en el guión con Kubrick. Un galán maduro se aloja en la casa de una viuda gordezuela y algo histérica, que tiene una hija adolescente turbadoramente ingenua y perversa a un tiempo. El galán bebe los vientos por la niña, y para conseguir sus propósitos más bien lascivos se casa con la gorda. Pero ésta muere en accidente y el padrastro y la hijastra se quedan, al fin, solos.

Kubrick estuvo finísimo en esta historia que bordea constantemente lo escabroso para conseguir una excelente mezcla de comedia y drama sobre la obsesión de un pícaro cuarentón por la sensualidad de una adolescente cándida y asaz lúbrica. La película tuvo serios problemas de censura en España (hasta el punto de que no se pudo exhibir aquí hasta bastantes años después de su estreno en Estados Unidos), como no podía ser menos, teniendo en cuenta el tema y los vientos no precisamente liberales que corrían en nuestro país al principio de los años sesenta.

En el reparto, James Mason resultaba soberbio como siempre, en este caso en el complicado papel del maduro “salido” Humbert-Humbert; Sue Lyon compuso el más paradigmático tipo de jovencita calentorra que hace perder la cabeza a hombres hechos y derechos, y tal vez sin saberlo, acuñó un arquetipo universal, el de la adolescente, entre niña y mujer, de lúbrico atractivo mayormente para viejos verdes, hasta el punto de que, a partir de la película, se llama siempre "lolitas" a las jovencitas que provocan, queriendo o sin querer, concupiscentes deseos entre los que peinan canas; Shelley Winters está perfecta en su cotidiana vulgaridad, y Peter Sellers, un kubrickiano de pro, no anduvo a la zaga, aunque aquí su papel no tuvo carácter protagonista. El resultado de la amalgama de tantas perfecciones fue una obra espléndida y sugerente, que cuenta más cosas por lo que se intuye que por lo que se ve (¡ay!, como siempre debería ser..).

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

152'

Año de producción

Lolita - by , Dec 17, 2006
4 / 5 stars
Adolescente turbadora