Película: Los 2 lados de la cama El éxito hace tres años de El otro lado de la cama, un amable y romántico musical, con intercambios de parejas en un divertido tono de comedia de enredo, pilló desprevenido a más de uno: recaudó más de doce millones de euros, o, lo que es lo mismo (que parece más), unos dos mil millones de las antiguas pesetas. Influyó poderosamente en otro éxito posterior, Días de fútbol, con el que debutó en la dirección David Serrano, guionista de aquella primigenia película, e incluso se puede reputar padre putativo (con perdón por el juego de palabras, tan escabroso...) de El penalti más largo del mundo, que también tuvo una buena repercusión en taquilla.

Con esos antecedentes estaba cantado (nunca mejor dicho, dado que es un musical) que habría segunda parte. En tal caso cabía esperar dos cosas, ambas contrapuestas: una, que se quisiera esquilmar el filón de la primera parte, repitiendo esquemas y rizando el rizo, que es una de las peores cosas que se puede hacer en las secuelas; otra, partiendo de aquel planteamiento, darle vuelo, extenderlo, hacer una continuación natural que explorara las vetas ya iniciadas en la primera parte, pero no repitiéndolas mecánicamente. Afortunadamente, ese último ha sido el supuesto que se ha dado: este Los 2 lados de la cama es una digna continuación del original, del que parte pero no se enreda en las mismas situaciones, sino que se abre a una nueva serie de posibilidades e intercambios, ahora ya entrando de lleno en situaciones diversas, desde la bisexualidad al trío, pasando por el lesbianismo.

Todo está contado con amabilidad y naturalidad, con esa lucidez que hace que convengamos en que las relaciones entre hombres y mujeres están siempre sujetas a códigos no escritos, a malinterpretaciones e historias que hacen que lo que teóricamente debería ser muy simple, las relaciones amorosas, en el fondo sean de una complejidad como si de física cuántica se tratara. Bien los números musicales, ahora algo más elaborados que en la primera parte, que en ese sentido era más ingenua y levemente cutre. En definitiva, un buen camino por el que puede transitar el cine español, como alternativa a la ya exhausta veta de la comedia casposa y "de fluidos".

Los 2 lados de la cama - by , Dec 28, 2005
3 / 5 stars
Agradable continuación