Película: Los Idus de Marzo Los entresijos de las campañas electorales en Estados Unidos tienen una bien nutrida filmografía, y además de todo tipo y color, desde la  cuasi humorística de Primary Colors hasta la contestataria de Ciudadano Bob Roberts, pasando por la denuncia en Todos los hombres del presidente, la Historia con mayúsculas en Bobby, la corrupción en El político, o el maquiavelismo en clave de comedia en La cortina de humo, entre otras muchas películas. George Clooney, que ya demostró como director su interés por la cosa pública en su más que interesante Buenas noches, y buena suerte, vuelve a la temática política con esta también estimulante Los idus de Marzo, de tan bello título cesariano.

Unas primarias presidenciales del Partido Demócrata en Ohio (dicen los americanólogos que el país vota lo que vota Ohio…); dos candidatos, uno más liberal, que apunta a ser próximo presidente, y otro más conservador; un joven y brillante jefe de prensa del político liberal tentado por su oponente conservador; una becaria que flirtea con el jefe de prensa… Pronto los hechos se desencadenan, y las palabras traición, lealtad, trampa, zancadilla, puñalada por la espalda, salen a la palestra.

Estamos entonces ante un retablo de las miserias de la política USA (me temo que también de cualesquiera otras partes del mundo), donde lo importante no es el bienestar del ciudadano sino la llegada al Poder, sean cuales fueren los medios. El joven aprenderá por el camino que Maquiavelo está más vivo que nunca, y bebiendo sin recato de sus enseñanzas jugará sus bazas con un incierto final.

Clooney apuesta como director por la fuerza invisible, por no dejarse notar como tal (ya lo hizo en la mentada Buenas noches…), sino poner en escena su historia con solidez, con velada potencia, dejando que sean sus actores los que pongan en valor (como dicen ahora los politicastros al uso) la película. Obra densa y a ratos difícil de seguir, por los turbios meandros de la intrapolítica estadounidense, sin embargo el conjunto llega con nitidez al espectador: el cinismo es la más bella de las artes en esta disciplina, la política, que debería ser tan hermosa, pero que con demasiada frecuencia resulta degradante cuando no directamente abominable.

Gran trabajo, como queda dicho, de los actores; Clooney compone con facilidad un personaje difícil, un político en apariencia transparente y honesto, al que algún esqueleto en el armario podría hacer flaquear en sus convicciones supuestamente irrenunciables; los secundarios Philip Seymour Hoffman y Paul Giamatti dan otra lección de interpretación: qué grandes son estos dos tipos, y qué buenos ratos nos hacen pasar; Marisa Tomei hace creíble a su periodista con un punto de encanallamiento, que no duda en usar algo parecido a la extorsión para conseguir una buena noticia; pero la sorpresa es Ryan Gosling, un actor muy joven que, sin embargo, raya a igual altura que el resto de sus muy competentes y veteranos compañeros, y encima de todo es el que lleva sobre sus hombros todo el peso de la película. Habrá que seguirle la pista porque apunta muy alto…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

101'

Año de producción

Trailer

Los Idus de Marzo - by , Mar 17, 2012
4 / 5 stars
Maquiavelo en Ohio