Película: Los locos del bisturí Los médicos han sido con alguna frecuencia blanco de las parodias de los cineastas, que han visto en la profesión embatada un buen filón en el que descargar el habitual miedo/amor que el ciudadano de a pie siente sobre los nuevos brujos de la ciencia, a quienes nadie quiere visitar, pero sin los que somos incapaces de vivir. Probablemente por ese doble sentimiento, el cine los juzga con dureza, haciendo chanza de una tarea normalmente encomiable, de una profesión sacrificada. Jerry Lewis, dirigido por Frank Tashlin, consiguió la obra maestra del tema en “Caso clínico en la clínica”, e incluso en España se han aportado algunos filmes al asunto como “Y del seguro líbranos, Señor”, de Antonio del Real.
“Los locos del bisturí” bebe directamente en las fuentes de la parodia un tanto surrealista, de laguna forma deudora de series como “Aterriza como puedas” y “Loca academia de Policía”, y busca su humor en las situaciones chocantes dentro de la más trivial cotidianidad. Garry Marshall, el realizador, hace un producto de consumo perfectamente prescindible, que no pasará a ninguna historia del Cine, pero, al menos, entretiene durante un rato.
Lo más interesante del filme es, además de la música del maestro Maurice Jarre, embarcado en una aventura que no le merece, el entonado reparto, en el que se encuentra gente como Sean Young, la belleza casi irreal de “Blade runner” y “No hay salida”; Héctor Elizondo, un eficaz secundario que brilló con luz propia en “Pelham, 1, 2, 3”; Harry Dean Stanton, un rostro singular, cincelado a martillo, protagonista de la inolvidable “París, Texas”, y también de “Sangre sabia” y “Alien”, entre otras; y Patrick McNee, el irónico carismático actor de la serie televisiva de los años sesenta “Los vengadores”.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Los locos del bisturí - by , Dec 09, 2006
1 / 5 stars
Sátira médica