Película: Los lunes al sol

Lejos de la obra maestra que se ha querido ver, este nuevo filme de Fernando León de Aranoa no es, sin embargo, desdeñable: sólo por el hecho de plantear su tema en el devastado paisaje de un grupo de parados de más de cuarenta años, ya tiene valor por sí mismo. No es el único: con frecuencia consigue Fernando León eso tan difícil de que lo que nos cuenta en pantalla resulte verosímil, no sólo porque sea realista, que lo es en buena medida, sino sobre todo porque es cine bien hecho y te lo crees.


Funciona peor cuando se pone reivindicativo y da el peñazo ideológico, como ya se le veía venir en su anterior empeño, el documental, Caminantes; pero se le puede perdonar porque hay escenas, como la del descubrimiento del suicidio del amigo, deslumbrantes en su concepción y en su plasmación cinematográfica.


En los arquetipos de este grupo de amigos se condensa lo más granado de los parados maduros: el que tiene más cara que espalda a fuerza de haberse llevado todas las tortas del mundo, el que cree poder conseguir aún un empleo con más canas que cabellos negros, el que se desgarra por dentro porque es su mujer quien le da de comer... tipos humanos, que no estereotipos, que saben a ciertos, que saben a reales.


Dicho todo lo cual, particularmente prefiero al Fernando León de Aranoa de espléndida caligrafía y morfología fílmica de Familia, o de auténtica inmersión en la desesperada y sin embargo bellísima marginalidad de Barrio, pero Los lunes al sol   también tiene un lugar al ídem. Bien por Javier Bardem, cuyo papel ha sido sin embargo elogiado "ad nauseam", olvidando otros notables, como el del escasamente conocido José Ángel Egido, todo un hallazgo; aunque, puestos a elegir, me quedo sin duda con el trabajo callado pero impresionante de Nieve de Medina, una especie de Ángela Molina joven pero con mucho más talento que su cuasi sosias...


 


Los lunes al sol - by , Sep 05, 2015
3 / 5 stars
El acre sabor del paro