Película: Los odiosos ocho

El cine es el arte de mentir con verosimilitud, como tengo escrito. No es real, o por decirlo más apropiadamente, no busca ser real (salvo casos especiales, de Dziga Vertov al “cinema-verité” y compañeros mártires) sino, en todo caso, realidad representada. Pero suele ser más otra realidad creada “ex profeso”, algo distinto a la vida, aunque beba de ella, o de la imaginación, o de ambas.

Quentin Tarantino es experto en crear realidades alternativas; la más evidente quizá sea la que puso en escena con Malditos bastardos, en la que se permitía, con todo desparpajo, cambiar la Historia e imaginar que un comando de la Resistencia masacraba a todo el Estado Mayor de Hitler, “führer” incluido.

Así que el cine de Tarantino nada tiene que ver con la realidad, sino en todo caso con esa otra realidad creada por el propio cine. Los odiosos ocho es otra “puntata”, como dicen los italianos, a ese “corpus” (la cosa va de neologismos y latinajos…) de su obra, que no es vida sino cine. Ya decía Truffaut que prefería el cine a la vida, y parece que Tarantino es de la misma opinión.

Homenajeando al mismo tiempo al western clásico, al espagueti-western y hasta el postwestern, el “enfant terrible” del cine yanqui pone en imágenes una historia ambientada en el Far West, el Lejano Oeste americano, en el que se dan cita todas las constantes de su cine: violencia inusitada, a veces más teórica que verbal, pero que funciona casi más duramente que si fuera física; tensado de las situaciones para crear atmósferas insoportables; predilección por el lenguaje de grueso calibre, con preferencia por todo tipo de términos de carácter sexual; personajes al límite, extremosos (en el cine de Tarantino es imposible encontrar un personaje que pudiéramos considerar normal: la “aurea mediocritas” no va con él…); así las cosas, Los odiosos ocho es un Tarantino quintaesenciado, quizá no tan potente ni tan impactante como Malditos bastardos o Django desencadenado, pero que no defraudará a sus muchos seguidores.

Wyoming, años después del final de la Guerra de Secesión. En un paisaje nevado, una diligencia se dirige hacia un puesto de postas en el que pasar la noche a resguardo de una temible ventisca que los acecha. Un cazarrecompensas detiene la diligencia para unirse a ella; el que la ha fletado, otro colega que lleva a una rea al patíbulo, pone reparos, pero finalmente lo acepta. Por el camino recogerán al que dice ser el nuevo sheriff del pueblo al que todos viajan, pero al llegar al albergue (la mercería, le dicen deliciosamente) se encuentran con un grupo de transeúntes de lo más variopinto y extraño…

Quizá lo más curioso del nuevo western manierista de Tarantino sea que incluye lo que podríamos llamar una versión libérrima del Cluedo, el juego de mesa de misterio y asesinato en el que hay que descubrir quién es el asesino. Todo un “whodonit”, un “quién-lo-hizo”, cuando a mediados de la trama alguien mata a alguien (esto de tener que evitar los “spoilers” es un rollo…) y tenemos que averiguar, junto a los supervivientes, quién fue y por qué lo hizo…

Con el habitual desparpajo marca de la casa, el guión es, inevitablemente, muy artificioso, para conducir la trama por los estrafalarios derroteros que placen a Tarantino, pero el conjunto, si se entra en la historia que se nos narra (y si no se tiene el estómago demasiado delicado…), resulta molón, como dice la gente joven.

El reparto está plagado de rostros tarantinianos, desde el siempre espléndido Samuel L. Jackson hasta actores ya algo olvidados, como Michael Madsen, pasando por intérpretes que siempre están bien, como Tim Roth, haga lo que haga, o la recuperación de una espléndida Jennifer Jason Leigh, una de las “outsiders” de Hollywood, aquí en un personaje bombón y absolutamente extremo, a la que ella confiere una fuerza brutal.

En la música, Ennio Morricone escribe una partitura que suena a la vez clásica y nueva, lo que no deja de ser algo notable, aunque ciertamente no extraña en el maestro italiano, al que por fin Tarantino consiguió convencer para que le escribiera un “score” para una de sus películas.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

167'

Año de producción

Trailer

Los odiosos ocho - by , Jan 24, 2016
3 / 5 stars
Cluedo en el Lejano Oeste