Película: Madeinusa No es esta "Madeinusa" una gran película, pero cae irremediablemente simpática: la historia recuerda vagamente algunos de los postulados del realismo mágico que allá por los años sesenta se inventaron unos cuantos (y grandísimos) escritores hispanoamericanos, desde García Márquez a Alejo Carpentier, pasando por Cortázar o Juan Rulfo. Estamos en un pueblecito perdido de Perú, donde tienen la costumbre de, a mediodía del Viernes Santo, y hasta la amanecida del Domingo de Resurrección, darse a todos aquellos pecados que durante el resto del año les está prohibido: es el que llaman Tiempo Santo, en el que Dios está muerto y no puede ver lo que hacen. Esta peculiarísima filosofía, no tan extraña después de todo (enlaza claramente con tradiciones añejas de nuestra cultura, como los carnavales), es el escenario que se encuentra un urbanita de Lima que llega al pueblo, siendo hostilizado como el intruso que es, y desestabilizando la vida y costumbres de los lugareños: la hija del alcalde, la Madeinusa del título (sí, sí, Madeinusa es aquí nombre, como Usnavy y similares que se gastan por aquellos pagos...), quiere irse a Lima con el advenedizo, y de paso le regala su virginidad. Pero la tragedia se cierne sobre el pueblo con la llegada de este elemento extraño, a su pesar.
Curiosa siempre, naïf en todo momento, surrealista a ratos, se suceden los hallazgos: el viejo que marca las horas del Tiempo Santo en medio de la plaza, para que los lugareños sepan hasta cuando pueden pecar; la noche del Sábado Santo, en el que las mujeres deciden con quién van a acostarse esa noche; las procesiones, en las que los santos parecen muñecas de Famosa y el cristo tiene brazos de Madelman... En fin, algo tan especial que, sin ser una obra maestra, sí que tiene muchos motivos para interesar. Claudia Llosa, la novata directora, maneja la cámara con soltura y da muestras de una interesante capacidad narrativa, siempre dentro de un "tempo" moroso que tan bien conviene a esta historia bastante lunática.
Punto y aparte para los actores, todos ellos no profesionales (menos el limeño, un ángel como el de "Teorema" que subvertirá, en este caso sin pretenderlo, todo lo establecido), cuyo desconocimiento de las técnicas de la interpretación confieren una inusual frescura a los personajes, dotándolos de una fuerza magnética que no parece de este mundo...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Madeinusa - by , Apr 06, 2006
3 / 5 stars
Tiempo santo