Película: Mahoma, el mensajero de Dios Este “Mahoma, el mensajero de Dios” fue en su momento el primer filme dirigido por un cineasta de raza árabe visto en Europa y Estados Unidos en mucho tiempo, y desde luego fue el primero que se hizo con gran aparato de producción y presupuesto de superproducción. La primera cinta de Akkad con este tipo de medios tuvo una doble intención: por un lado, hacer un espectáculo de aventuras, con grandes paisajes naturales, movimientos de masas y actores de renombre; por otro, hacer publicidad de su religión, en un momento en el que se barruntaban cambios en el Islam: estaban entonces próximos los sucesos de la revolución chiita en Irán, sin ir más lejos.
Se trata, por supuesto, de una biografía más o menos libre de Mahoma, el profeta de la religión musulmana, y además el líder político que unió bajo una sola causa a los dispersos pueblos árabes y moros. La película resulta entretenida, bien contada y en algún modo animada por la grandiosidad de una noble causa. El personaje central es uno de los más enigmáticos hombres de la Historia, y su nombre ha sobrepasado, con mucho, la propia naturaleza del ser humano Mahoma.
Anthony Quinn comandó el reparto, como ya lo haría posteriormente en “El león del desierto” (ver crítica en CRITICALIA). Junto a él, la gran Irene Papas, una trágica griega tocada del mismo genio que, por ejemplo, Ana Magnani. Los dineros de la superproducción se ven también en la excelente fotografía del británico Jack Hildyard, que se explaya en los hermosos paisajes del desierto bereber, y en la música de Maurice Jarre, probablemente elegido por ser el compositor occidental con mejor oído para la música árabizante; recuérdese “Lawrence de Arabia”…

Dirigida por

Género

Duración

174'

Año de producción

Mahoma, el mensajero de Dios - by , Jan 07, 2007
3 / 5 stars
Profeta y líder