Película: Marte (The martian)

Las dos obras mayores de Ridley Scott, obviamente Alien (1979) y Blade Runner (1982), se inscriben en la ciencia ficción, como esta Marte (The martian). Por ello es un director al que se le suele relacionar con ese género, aunque en puridad sólo son cuatro los títulos que se pueden calificar de tal guisa, los tres mentados y Prometheus (2012). Dejando a un lado a Alien, que además de ciencia ficción pertenece también claramente al género de terror, con Blade Runner Scott conseguía una de esas raras películas fantacientíficas que se preguntan por la propia esencia del ser humano. Hablamos de la estirpe de 2001, Una Odisea del Espacio, para entendernos.

Por supuesto, la motivación para un cineasta puede ser diversa, y no siempre se puede hacer filosofía con una cámara. El relato ¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas?, de Philip K. Dick, era la base perfecta para el cuadro onírico, desalentado en su sofisticada tecnificación, de Blade Runner. Marte, por el contrario, es un filme manifiestamente apegado a la tierra, a la Tierra aunque se desarrolle en buena parte en el planeta rojo. Porque siendo su tema la supervivencia de un ser humano a algo así como doscientos millones de kilómetros de su/nuestro hogar, se podía esperar que hubiera algo más de introspección, de reflexión sobre la vida, sobre esa muerte que se adivina tan peligrosamente próxima en tales circunstancias. Sin embargo, nada de esto hay, y la peripecia del astronauta al que la misión de la NASA abandona en Marte creyéndolo muerto, para después aparecer vivito y coleando, no llega a tener ese calado filosófico, acaso metafísico, que es ya la marca de fábrica de la mejor ciencia ficción.

¿Quiere ello decir que Marte es una mala película? En absoluto: funciona como un hábil artefacto de aventura, intriga y acción. Las diversas vueltas que ha de dar el guión para mantener la atención durante casi dos horas y media, la profesional, solvente dirección de Ridley Scott, un cineasta perito en todo tipo de cines, pero al que se le aprecia especialmente cómodo en este género, una producción costeada (más de cien millones de dólares), estrellas de relumbrón, y el siempre percutante tema del rescate del inocente (aunque en su debe habrá que apuntar el delito de que no le guste Abba…), hacen que estemos ante una película sólida, con notable ritmo, amena, que mantiene la atención permanentemente, sin resquicios apreciables en su vigorosa narración.

Entre los intérpretes hay que quedarse lógicamente con Matt Damon, sobre el que recae la mayor parte del peso del filme; aunque Damon es más bien tirando a sosito, aquí resulta convincente en su papel de Robinson espacial. Entre los demás me quedo con una Jessica Chastain que cada vez me parece una de las mejores actrices, si no la mejor, de su generación, aquí en el impecable papel de la comandante de la nave. Mención especial para la fotografía del polaco Dariusz Wolski, que ha estado en las últimas películas de Scott, y que saca un extraordinario partido a las yermas tierras del Uadi Rum, en Jordania, el árido valle cuya orografía tan bien conviene a las (imaginadas) tierras marcianas.

Por cierto que la novela en la que se basa la película, editada en España por Ediciones B con el título El marciano, es una de esas raras pruebas de que el talento, cuando existe, sale a flote a toda costa. Su autor, Andy Weir (nada que ver con el cineasta Peter Weir), lo publicó en la librería virtual de Amazon a un precio de saldo, pero la extraordinaria acogida que tuvo entre el público le permitió dar el salto a la edición impresa y de ahí a los primeros puestos de las listas de “best-sellers”. Y después para que digan que ya no hay milagros…


Dirigida por

Nacionalidad

Duración

144'

Año de producción

Trailer

Marte (The martian) - by , Oct 20, 2015
3 / 5 stars
Algo así como doscientos millones de kilómetros