Película: Mindscape Definitivamente, parece que el cine español ha comprendido que una de las vías para ampliar su cada vez más menguada audiencia es la de internacionalizar sus productos. Desde Amenábar (Los otros, Ágora) a Juan Antonio Bayona (Lo imposible), pasando por Rodrigo Cortés (Buried. Enterrado, Luces rojas) o Juan Carlos Fresnadillo (Intruders), entre otros, buena parte de la dirigencia del cine español ha empezado a hacer cine con la vista puesta no sólo en el mercado hispano sino, sobre todo, en el internacional, empezando por el anglosajón: puestos a ser ambiciosos, no hay que cortarse un pelo.

Mindscape pertenece a esta estirpe; es un filme de coproducción hispano-franco-yanqui, con dirección de un español, pero su look recuerda poderosamente el cine de género norteamericano, tanto por su reparto, mayoritariamente anglohablante, como por sus escenarios y paisajes naturales; por supuesto, está hablada en inglés, lo que facilita su penetración en mercados habitualmente refractarios al cine en español.

El filme de Jorge Dorado es una curiosa, a ratos interesante aportación al género del thriller entreverado de terror. En un futuro indefinido, pero cercano, se ha desarrollado una herramienta de investigación psicológica que permite que algunas personas dotadas de poderes extrasensoriales se pongan en contacto con otras personas y puedan recrear los recuerdos de éstas. Tal capacidad, por supuesto, tiene innegables ventajas para la investigación de crímenes, pero también puede servir para exploraciones en mentes inestables. Uno de estos investigadores pierde a su mujer, suicidada tras la muerte de su hijo, y su pesar por aquello y por no haber podido evitarlo le lleva a la postración y a abandonar temporalmente la agencia. Relativamente recuperado, pero sobre todo aguijoneado por problemas económicos, vuelve a trabajar, encargándosele entonces lo que parece un caso banal, conocer los motivos por los que una adolescente ha dejado de comer. La chica, heredera de una rica familia, se revela pronto como una muchacha de extraordinaria inteligencia y perspicacia fuera de lo común. Entonces el caso venial pasa a convertirse en un asunto capital…

El leit motiv del filme es, por supuesto, esa rara capacidad desarrollada por algunos seres humanos para entrar en la mente de otros, con su consentimiento, y revivir los recuerdos de estos. Ello facilita escenas estimulantes, como la inicial, que dará pie a la aflicción del protagonista, una escena rodada con un tono entre lo onírico y lo terrorífico, sin echar mano de los habituales tics actuales del género (sustos inesperados, casquería al peso, uso espurio de la música). El resto no es siempre igual, pero sí es cierto que en las escenas de los recuerdos revisitados la película cobra altura, gana en densidad y capacidad para inquietar.

Mindscape queda, entonces, como un entonado thriller que habla sobre personas ambiguas, cuya duda sobre su sinceridad o doblez es la salsa, finalmente, de la historia. Jorge Dorado, bajo los auspicios de Jaume Collet-Serra, que tiene ya una consolidada carrera en el cine de género en Estados Unidos (La casa de cera, La huérfana, Sin identidad), se estrena en la dirección de largometrajes con este filme, con unas tablas que, sin duda, ha debido obtener en las muchas películas en las que ha ejercido como asistente del director; no en vano ha trabajado, entre otros, con Almodóvar, Guillermo del Toro, Mario Camus, Enrique Urbizu y Manuel Gómez Pereira, y la cercanía a tanta gente talentosa le ha dejado impronta y buen gusto al rodar.

Mark Strong, uno de nuestros actores secundarios favoritos, actúa aquí como protagonista, y lo hace con la misma clase y la misma serenidad que cuando interpreta personajes de reparto. Pero el descubrimiento es Taissa Farmiga, la hermana menor de la también actriz Vera Farmiga, una adolescente que se come la cámara y que tiene una extraña, fascinante capacidad para ser buena y mala a la vez, excitante e ingenua, parecer Bambi y la Bruja de Blancanieves en una sola persona. Entre los secundarios nos quedamos con Alberto Ammann, que resuelve aseadamente su primer papel en inglés.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Trailer

Mindscape - by , Jan 28, 2014
2 / 5 stars
La internacionalización como salida