Película: Misery Probablemente, “Misery” es la novela más personal de Stephen King, por cuanto las circunstancias del escritor protagonista se parecen mucho a las suyas, salvando las distancias que sean precisas. En efecto, el protagonista, Paul Sheldon, está atrapado por el universo de la novela gótica de la serie “Misery”, que le ha dado fama mundial y dinero, pero que no le satisface ni le llena como el escritor exquisito que cree ser. Por eso intenta escapar de un personaje que es, al mismo tiempo, paraíso e infierno. King se vería reflejado en este escritor, pues él, como profesor de Literatura Inglesa, sabe que su obra no pasará a la Historia y al tiempo se encuentra aherrojado a la narrativa de terror, misterio o intriga, sin que pueda (o le dejen) escribir literatura "seria".
Por otro lado, “Misery” ejemplifica como pocas novelas (y como pocas películas) la peor de las pesadillas del escritor, el admirador o admiradora con un tornillo perdido que lleva su admiración hasta extremos realmente peligrosos. La situación imaginada por King es el peor de los escenarios posibles, con un escritor que ha terminado la novela de su liberación, y se ve a merced de una chiflada que ha cumplido condena por el asesinato de niños, que además resulta ser una fan irredenta del personaje literario que el escritor acaba de "matar". En esa situación desesperada existe margen suficiente para el suspense y para cierto sadismo. Reiner afronta su adaptación cinematográfica amparándose en un guión muy correcto y bien estructurado de William Goldman, que reconduce la estructura mucho más literaria y lógicamente más dispersa de la novela. Claro que uno de los problemas del original, pero también de la película, era la escasez de personajes y la situación prácticamente única en la que se desarrolla la trama, la habitación donde está confinado Sheldon o, en todo caso, el resto de la casa. Goldman y Reiner lo solucionan introduciendo el personaje de Buster y su esposa, lo que contribuye a airear de vez en cuando la acción.
Pero lo cierto es que la parte que funciona mejor es precisamente la de los interiores de la casa, a pesar de los escenarios repetidos y los escasos personajes. Y ello fundamentalmente porque, aparte del buen trabajo en la realización de Reiner, los actores protagonistas, Bates y Caan, funcionan muy bien, sobre todo ella, capaz de cambiar de registro desde la más exquisita amabilidad a la más furibunda rabia en décimas de segundo, con un amplio despliegue de matices en un papel "bombón". Pero también Caan consigue un trabajo encomiable, difícil por la posición, en cúbito supino, en la que aparece durante casi toda la película; pero sabe fingir ante la que pronto averigua es una chiflada que lo tiene en sus manos, y lo mejor, finge haciendo ver ante nosotros que finge, en un doble rizo ciertamente meritorio.
Filme pulcramente realizado, no alcanza la altura de “Cuenta conmigo”, el otro trabajo kingiano de Reiner, tal vez porque aquí la materia era tan profundamente King, en uno de los ejercicios de introspección y de autoescritura más profundos que haya realizado, que nadie como el escritor podría haber reflejado esta misma sensación de claustrofobia y de terror absoluto que siente el Sheldon de la novela, y, con él, el lector de la misma.
Pero ello no quiere decir que la película no tenga interés: está bien contada, consigue momentos de suspense bien trenzados, siguiendo esquemas clásicos, y momentos de intensidad memorables, como la estremecedora escena de la rotura traumática de los tobillos del escritor a manos de la enfermera loca.
Por lo demás, “Misery” supone la primera película basada en una historia de Stephen King que consigue un Oscar, en este caso para el admirable trabajo de Kathy Bates, cuyo personaje, con sus rasgos, consigue exhalar ciertos efluvios de humanidad que en la novela de King no existían: y es que la chalada admiradora número uno de Sheldon es, lógicamente, la pesadilla de King y, consecuentemente, no le debe tener absolutamente ninguna consideración: un demonio siempre es un demonio…


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

103'

Año de producción

Misery - by , Feb 27, 2009
2 / 5 stars
Pesadilla para un escritor