Película: Monuments Men George Clooney, al que obviamente no hay que presentar como actor, tiene ya una carrera como director que podría considerarse relevante, en cuanto a títulos y también en cuanto a interés. Su cine en esa faceta está trufado fundamentalmente de filmes dramáticos que con frecuencia plantean vidriosos temas políticos, como la Caza de Brujas y la libertad de expresión en Buenas noches, y buena suerte, o la corrupción política en Los Idus de Marzo. Tiene también lugar para los experimentos audiovisuales, como en Confesiones de una mente peligrosa, que sin embargo tenía una mirada concreta sobre cuestiones políticas, aunque también para productos más comerciales al uso, como Ella es el partido.

De esta su nueva película como director, Monuments Men, parece que le interesó el tema: ahí es nada, el grupo militar creado ad hoc por los aliados durante la Segunda Guerra Mundial para recuperar, cuando el conflicto bélico se encaminaba ya hacia su resolución a favor de las potencias occidentales (más la URSS), las obras de arte que el Tercer Reich esquilmó o directamente destruyó. Estamos entonces ante una historia verídica, en la que Clooney parece preguntarse, en una de esas cuestiones de corte filosófico pero también humanista que tanto le gustan, si merece la pena arriesgar la vida para salvar obras de arte. Su respuesta, como era de esperar, es afirmativa, con la condición, que parece obvia, de que ese elemento riesgoso sea asumido de forma inequívocamente voluntaria por el sujeto en cuestión. Su apuesta por la preservación de las obras de arte del ser humano, sin las que seríamos como cenizas en el aire, como afirma el protagonista, es fácilmente compartible, incluso con asumido peligro de muerte.

Pero lo cierto es que la película falla por dos elementos imprescindibles: el primero, sin el que nadie debería dar un paso, es la inconsistencia del guión, mal enhebrado, con flecos sin rematar y personajes de cartón piedra, sin perfilar, como arquetipos. El segundo es una realización sin fuerza, plana, narrativamente flácida. No parece que Clooney, como director, sea el más adecuado para este tipo de filmes, en el que se requiere una fuerza que el guapo actor no parece tener. A él le van más los filmes de corte intimista, dramático, con pocos actores y temas filosóficos o políticos; cuando se tiene que enredar en escenas de acción, parece que le cuesta, o que no le interesa, y cuando las cosas no interesan, el resultado no puede ser bueno.

Entre los actores, en general bastante flojitos (la inanidad de los personajes no les da mucha cancha que digamos), me quedo con una Cate Blanchett que hace una colaboracionista con doble juego y acento franchute, en un papel bastante distinto de los que suele interpretar; no es que esté eximia, pero sí es un personaje con más carne que los que les ha tocado en suerte a sus compañeros de reparto.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

118'

Año de producción

Trailer

Monuments Men - by , Mar 01, 2014
1 / 5 stars
Cenizas en el aire