Película: Mordiscos peligrosos Uno de los mitos más profusamente ilustrados por el cine es del vampiro, el del ser no-muerto que vuelve de la tumba para beber la sangre de los vivos y poder así permanecer inmortales y jóvenes. Esta leyenda, en realidad plasmación del deseo profundo del hombre de no morir nunca y de no envejecer, ha tenido grandes títulos, como Nosferatu, de Murnau y Herzog, o los Drácula de Browning, Fisher y Coppola. Pero en ocasiones se toma el mito con humor, como en este caso, en Mordiscos peligrosos, donde una vampira de excelente buen ver mantiene la tradición de que sus víctimas han de ser varones jóvenes y vírgenes. El componente erótico existente en toda historia de vampiros se insinúa aquí más claramente, aunque esto no quiere decir que se trate de un filme explícitamente sexual.

El director, Howard Storm, perito en productos televisivos, pone en escena con cierta habilidad el producto que busca exclusivamente el entretenimiento dirigido a la sensibilidad de la adolescencia y primera juventud de nuestros días. El ambiente, con discotecas y centros de jóvenes, ayuda también a darle un toque de acné más evidente.

En el reparto destaca la presencia de Lauren Hutton, una mujer que trabajó en películas interesantes como American gigolo, junto a Richard Gere, con la dirección de Paul Schrader, pero que después se disolvió como un azucarillo, confinándose en series televisivas y TV movies. En un papel secundario aparece Jim Carrey, cuando aún faltaban varios años para que se convirtiera en estrella de Hollywood.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

94'

Año de producción

Mordiscos peligrosos - by , Dec 10, 2011
1 / 5 stars
Erotismo vampírico