Película: Mujeres al borde de un ataque de nervios

El cineasta manchego consiguió su mayor éxito nacional de la década de los ochenta, que le abrió incluso las puertas de todo el mundo, con esta comedia agridulce sobre amores, celos, estrés y paisaje urbano premeditadamente postizo.


Pepa es dobladora de películas. Se entera de que está embarazada, e intenta hablar con el futuro padre, un tarambana ya bastante talludito, a su vez casado con una mujer anclada sociológica, mental, indumentariamente, en los años sesenta de su juventud. Entre medio, una pánfila con novio chiíta y terrorista, una chica salida de Las señoritas de Avignon, un muchacho algo tartaja y un taxista casi malva...


Mujeres al borde de un ataque de nervios arrambló en su tiempo con todos los premios habidos y por haber, faltándole sólo el Oscar, para el que estuvo nominada, auque finalmente se lo llevara (merecidamente, hay que reconocerlo) la escandinava Pelle, el conquistador.


Es una comedia que tiene más carne de la que puede parecer en una primera lectura, y mantiene un ritmo ágil y un tono maduro que confirma que Almodóvar era ya en aquellos años un cineasta a considerar, por encima de su personal (y con frecuencia más bien estúpida) manía de provocar.


El reparto está cuajado de los intérpretes almodovarianos favoritos de la época: Carmen Maura, que hace una gran creación del personaje central, suponiendo el cénit (y el declive, es cierto) de su relación con el director manchego; Julieta Serrano, estupenda como mujer con el reloj parado; un Antonio Banderas antes de convertirse en una estrella de Hollywood; una María Barranco que se destaparía aquí como la excelente actriz cómica que es (aunque ya esté demasiado encasillada en el mismo papel); y una Kiti Mánver tan segura como siempre.


 


Mujeres al borde de un ataque de nervios - by , May 13, 2016
3 / 5 stars
Comedia madura