Película: Mustang

El papel de la mujer en el mundo islámico es una poderosa fuente de temáticas cinematográficas. Sin ir más lejos, el cine iraní resulta muy combativo en este aspecto (véase nuestro artículo en CRITICALIA titulado Irán. Mujer. Cine). Pero en otros países de civilización musulmana que no tienen una visión tan fundamentalista de la religión, como es el caso de Turquía, probablemente el más europeo de los países mahometanos (quizá por la tradición laica que le confirió en los años veinte el padre de la moderna patria turca, Mustafa Kemal Atatürk), también cuecen habas; léase que, aunque la presión del Estado no es la que hay en países integristas como el mentado Irán, las satrapías del Golfo o Arabia Saudí (uy, perdón, que ésta es otra satrapía, aunque tamaño king size…), la propia sociedad, sobre todo en la Turquía profunda, impone su (in)cultura machista, su represora visión del sexo en la mujer como un elemento de reprobación, como motivo de ignominia.

Turquía, en nuestros días, en una localidad a mil kilómetros de la cosmopolita y occidentalizada Estambul. Cinco niñas y adolescentes, hermanas y huérfanas desde tiempo atrás, al cuidado desde entonces de su abuela, salen de clase y marchan hacia su casa junto con otros chicos de la escuela. Por el camino juegan en el mar, bañándose juntos. Al llegar al hogar la abuela las reprende duramente: han sido vistas por la típica vecina cotilla que las denuncia por su supuesto comportamiento lascivo. A partir de ahí, el brutal tío de las niñas toma las riendas de la casa y su adolescencia y primera juventud serán lo más parecido a un infierno sobre la tierra.

No deja de ser curiosas las similitudes entre este filme y la obra teatral de Lorca, La casa de Bernarda Alba (llevada al cine en varias ocasiones, la más famosa quizá la de Mario Camus de 1987). Aquí también tendremos un grupo de mujeres jóvenes (en este caso mucho más jóvenes que en Lorca), aherrojadas por una rígida matriarca (en el filme será la abuela, pero también el tío, un Bernarda Alba con pantalones y mostacho), que las mantiene permanentemente encerradas en la casa familiar, en una evidente metáfora de la falta de libertad.

La guionista y directora, Deniz Gamce Ergüren, hace con este su primer largometraje. Anteriormente había rodado un par de cortos. Ergüren no es una cineasta de estilo excelso, pero a veces el cine no es sólo caligrafía, sino otras cuestiones más de fondo. Es el caso: Mustang habla de la angustia infinita de la coerción de la vida por estúpidos resabios antediluvianos. La existencia en este pequeño y atrasado reducto campesino girará en torno a las convenciones, a las apariencias, con un miedo atroz al qué dirán. En esas circunstancias, la ordalía de que las cinco niñas o adolescentes sean sometidas sucesivamente a los horrores de bodas impuestas, con sus memas peticiones de mano y sus ritos ridículos y fatuos, no hará sino exacerbar las ansias de libertad de la menor de ellas, la más heterodoxa y menos maleable de todas. El hecho de que la historia de esta benjamina esté (con la correspondiente magnificación, of course: estamos en el cine) libérrimamente inspirada en la adolescencia de la directora le confiere un plus de interés: no es una ficción inventada, es una ficción con un poso de realidad que sabe a cierta.

No ocultaremos que el guión es a ratos redundante, y que la pericia de la directora dista todavía de ser la de una cineasta solvente. Pero aquí gana lo que se nos cuenta, y todo lo demás se nos da una higa. Notable trabajo de las cinco niñas o adolescentes, en especial el de la más pequeña, Günes Sensoy, un rostro vivaracho, un cuerpo como de lagartija, la firme promesa de que en ella hay una más que probable gran actriz. ¡Y es su primera película!


Dirigida por

Género

Duración

97'

Año de producción

Trailer

Mustang - by , Mar 11, 2016
3 / 5 stars
Bernarda Alba en Turquía