Película: Nacional III Cuando terminó “Patrimonio nacional”, Luis Berlanga afirmó que no habría una tercera parte de la saga “nacional”. El valenciano es un maestro del cine, pero en cuanto a palabra anda regular, por ser benévolos. Este “Nacional III” es, como se dice en Andalucía, “la escurriura” del filón. “La escopeta nacional” fue un hallazgo divertidísimo, y “Patrimonio nacional”, aunque inferior, mantuvo el tipo con acierto y dignidad. Esta tercera entrega era el rizo rizado, y así le fue: obtuvo un resonante fracaso crítico y comercial. En esta ocasión la historia va de evasión de capitales. Los Leguineche han vendido su mansión señorial en Madrid y se trasladan a un pisito. Recibida una herencia, deciden evadirla a Suiza, para lo que no se les ocurre nada mejor que hacer una excursión a Lourdes, con las consiguientes trapisondas y cuchufletas en el tren en el que viajan. Berlanga parece contagiarse del agotamiento del tema, y su dirección es cansina, alargando los ya míticos planos-secuencias hasta la extenuación. Los chistes van perdiendo su gracia conforme trascurre el metraje del filme, helando la incipiente sonrisa en la boca de los defraudados espectadores. Para este viaje, aunque sea a Lourdes, no hacían falta estas alforjas. Realmente es un enigma como un dúo tan compenetrado y talentoso como Berlanga y el guionista Rafael Azcona, que han dado las mejores comedias esperpénticas y macabras del cine español, pudieron estar tan poco inspirados en este filme. Está claro que no se puede ser sublime sin interrupción, como decía Oscar Wilde. Los actores, como siempre, muy bien, con un López Vázquez en estado de gracia, y los habituales de la saga de los Leguineche en excelente forma: Agustín González y Luis Escobar, por ejemplo, pero también la incorporación de la magnífica María Luisa Ponte.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Nacional III - by , Jan 07, 2007
1 / 5 stars
Rizo rizado