Película: No controles Borja Cobeaga se ha hecho un nombre en la ETB, la televisión autonómica vasca, con la serie cómica Vaya semanita, fórmula que posteriormente intentó trasladar a nivel nacional, aunque sin éxito. Hace un año llamó la atención su debut en el largometraje cinematográfico con Pagafantas, y ahora vuelve a la carga con otra comedia en la que el factor amor es fundamental, de nuevo a vueltas con un chico que quiere establecer relaciones con una chica, aunque con dificultades. Hay diferencias, desde luego, además notables: la primera, la edad del protagonista, antes apenas un veinteañero y aquí ya un chico que frisa los treinta; el otro era un cuasi virgen que intentaba ligar con la buenorra de turno, y aquí es un chico que ha roto con su novia, a la que quiere recuperar. Hay otros elementos también novedosos, como la presencia de una fauna secundaria, comandada por un Julián López (habitual del grupo que ha perpetrado marcianadas televisivas tales como La hora chanante o Muchachada nui) en estado de gracia, el típico carajote que se cree chistoso, aunque realmente sea un pelmazo de mucho cuidado, y que se come prácticamente todas las escenas en las que aparece, que son muchas. Su personaje de Juancarlitros es seguramente el más curioso del cine español de este año.

Pero No controles no termina de convencer: el guion parece demasiado estereotipado, como si Cobeaga y su coguionista se hubieran dedicado a aplicar las recetas típicas de toda comedia romántica, con su cliché “chico-encuentra-chica, chico-pierde-chica, chico-recupera-chica”, con la peculiaridad de que aquí la chica (por cierto, una Alexandra Jiménez con un “look” que remite directamente a la Meg Ryan de su buena época, la de Cuando Harry encontró a Sally o Tienes un [email protected]) ya está encontrada y perdida, y se trata sólo (sólo…) de recuperarla. Los intentos de Juancarlitros y del propio protagonista para volver a interesar a la chica son a cuál más disparatado, sin que, salvo en contadas ocasiones, se consiga ese nexo de complicidad indispensable con el público para que la película funcione.

Así las cosas, quedan detalles, alguna secuencia aislada, como la del “chupetón” de Juancarlitros al protagonista para intentar dar celos a la ex, pero poco más. Aparte, por supuesto, del mentado Juancarlitros, el carajote más disparatado que haya dado el cine hispano en años (y mira que hemos dado frikis de todos los colores…). El Cobeaga director no se puede decir que sea un exquisito: dirige con la funcionalidad aprendida en la televisión, que si bien tiene como ventaja la rapidez del rodaje, lo cierto es que no le hace parecer, ni por asomo, Orson Welles; ni siquiera Fernando Trueba, por citar a alguien más próximo, proclive a la comedia, y varios tramos de escalera por debajo del genio de Ciudadano Kane

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Trailer

No controles - by , Jan 13, 2011
1 / 5 stars
No convences