Película: Noche eterna Anatole Litvak fue un cineasta nacido en la Rusia zarista, que hizo cine en su país natal, una vez que triunfó la revolución bolchevique de 1917, y que después se exilió a otros países, rodando consecutivamente al amparo de las cinematografías alemana, inglesa, francesa y norteamericana. Hombre especialmente dotado para el melodrama, alcanzó la cumbre de su obra con títulos como “No me digas adiós”, con una inolvidable paraje Anthony Perkins-Ingrid Bergman, o como “Anastasia”, de nuevo con Bergman. También destacó en la realización de documentales bélicos durante la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de ellos con Frank Capra, y fue asimismo el director de una ambiciosa superproducción bélica, “La noche de los generales”.
En “Noche eterna” afrontó de nuevo el melodrama. Un hombre mata por celos a otro; rodeado en un edificio por la Policía, el hombre tendrá tiempo, a lo largo de una noche de pesadilla, de contar su historia a una mujer. Obra densa y de elaborado guión, Litvak consiguió una atmósfera muy interesante que recreaba con minuciosidad el diálogo insólito de un asesino y su confidente, cuando ya no hay más esperanza que la muerte o la cárcel.
Además, Litvak contó con un interesante plantel de actores, que estuvieron más que entonados en sus respectivos y atormentados papeles, empezando por un entonces ya famoso Henry Fonda; a su lado, Barbara Bel Geddes, una actriz que gozó de prestigio en los años cuarenta y cincuenta, prestigio que recuperó, curiosamente, en los setenta, el interpretar a mamá Ewing en el popularísimo serial televisivo “Dallas”. Con ellos, Vincent Price, maestro en tantas películas de terror, aunque éste no sea el caso, y Ann Dvorak, una belleza de la época. Atención a la música de Dimitri Tiomkin, uno de los más grandes compositores de bandas sonoras del Oeste, pero que también musicó con fortuna otros géneros.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

97'

Año de producción

Noche eterna - by , Jan 26, 2007
3 / 5 stars
El asesino y su confidente