Película: Nothing personal Hay películas que justifican por sí mismas la existencia de un cine europeo como alternativa al cine dominante, al cine norteamericano. Porque filmes como Nothing personal reconfortan en la capacidad de nuestros coterráneos para hacer un cine distinto, un cine que no precisa de efectos especiales ni de grandes alardes de masas; esta película cuenta con sólo dos actores (bueno, aparecen un par de ellos más, pero no llegan a decir más de dos o tres palabras, son meramente incidentales) para construir un bellísimo poema de la soledad.

Una mujer joven vaga por los campos de Irlanda; intuimos que algo gravísimo ha ocurrido en su vida que la aboca a un voluntario alejamiento de los seres humanos, a los que, en las breves ocasiones en las que tiene contacto con ellos, rechaza con malas maneras. Un día, mientras descansa en un banco adosado a una casona en medio del campo, un hombre maduro le ofrece comida por trabajar en el huerto. A partir de ese momento, venciendo poco a poco el resentimiento de ella y la reservada introversión de él, empieza a surgir entre ambos un acercamiento lleno de sutiles detalles, aunque ambos se han autoimpuesto el límite de no llegar a nada personal en esa relación. No saben siquiera sus nombres, ni quieren saberlos. Pero poco a poco estos dos seres desamparados, estos dos voluntarios marginales de la sociedad, empiezan a hablar un lenguaje común, el de la amistad, tal vez el amor, tan secretamente que ni ellos mismos son conscientes de llevar en las entrañas esos sentimientos. “El talento sabe cuando parar”, dice él (un magnífico, tan contenido Stephen Rea), y así será. La soledad volverá, pero ahora más plena, porque vendrá como consecuencia de un hermoso, gozoso período de compañía, en el que, desde luego, no hubo “nada personal”.

Se trata del primer largometraje de la cineasta de origen polaco Urszula Antoniak, con experiencia en televisión, quien se revela como una directora de pulso firme, de muy buen criterio cinematográfico, con una rara capacidad para transmitir emociones con imágenes (ese bellísimo plano de las manos de los protagonistas, apoyadas una junto a la otra en el banco adosado de la casona, mientras el meñique de ella, tímidamente, roza el de él, y hace intención de engancharlo…) y una notable expresividad con una gran economía de medios. Ojalá Antoniak tenga oportunidad de seguir haciendo cine tan bueno como este, para nuestro solaz.

Dirigida por

Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

85'

Año de producción

Trailer

Nothing personal - by , Aug 07, 2010
4 / 5 stars
Poema de la soledad