Película: Nueces para el amor En un momento de la trama, el personaje de Ariadna Gil completa el dicho "nueces para el amor", que da título a la película, con su estrambote "alcachofas para el olvido". Lamentablemente, esa coda viene muy al pelo a este drama romántico que no termina de encontrar su sitio. Ambientada entre Argentina y España, con el universo convulso de la dictadura de Videla y demás canalla, por un lado, y la larga transición hacia la democracia y el menemismo, por otro, esta historia de una pareja que se encuentra y desencuentra a lo largo de prácticamente veinte años, a una orilla y otra del océano, no llega a calar realmente en el espectador, que no acaba de entender por qué tantas pasiones y repulsiones, por qué se aman tanto y tanto se detestan.

 No es, desde luego, un problema de los intérpretes, especialmente de la siempre estupenda Ariadna Gil, aunque la actriz española esté empezando a encasillarse en papeles de mujeres con problemas psíquicos por razones amorosas (recuérdese Lágrimas negras), lo que tal vez no sea conveniente para su carrera. El problema mayor radica, quizá, en el director, Alberto Lecchi, que dio la campanada hace años con la estupenda Perdido por perdido, un filme negrísimo que anticipaba la "debàcle" de la República Argentina, encenagada en una espiral de corrupción política y caos económico. Pero Lecchi no parece dotado para el drama de amor, y aun siendo su trabajo meritorio desde un punto de vista meramente técnico, no sabe insuflar el aliento necesario para que la película sea algo más que una simple sucesión de planos. Sólo algunos detalles, como filmar casi todo el tramo final en un triste blanco y negro, haciendo visible de esta forma la desesperanza de la pareja imposible y de la sociedad que les rodea, o el lírico (y motorizado...) desenlace, deja entrever al cineasta de raza que alguna vez creímos descubrir.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Trailer

Nueces para el amor - by , Oct 26, 2010
1 / 5 stars
Alcachofas para el olvido