Película: O Quinto Evanxeo de Gaspar Hauser Esta película se pudo ver en la Sección Las Nuevas Olas del Sevilla Festival de Cine de 2013 (SEFF’13).

Kaspar Hauser fue un personaje real, un adolescente que apareció de repente en medio de una plaza en Nüremberg, allá por 1828. De la carta que portaba y de las pocas cosas que pudo decir se dedujo que había pasado la mayor parte de su vida encerrado, con la única compañía de un caballo de madera. Por supuesto, se consideró a Hauser una muestra viviente del mito del buen salvaje que enunciara Rousseau en Emilio, o de la Educación. No vivió muchos años, pero su estela ha inspirado varias obras literarias y cinematográficas. Entre estas últimas la más significativa y famosa es El enigma de Gaspar Hauser, que dirigió en 1974 Werner Herzog.

Esta O Quinto Evanxeo de Gaspar Hauser, desde luego, no le hará sombra alguna al filme de Herzog. Rodada en 16 mm por el artista plástico Alberto Gracia, su problema es que no tiene relación mayormente con el cine: es más bien una muestra de videoarte, por llamarlo de alguna forma, pero ciertamente no es cine.

Eso, o bien se les ha olvidado entregar al espectador el libro de instrucciones, que también pudiera ser… Partiendo de la historia original, que se nos detalla al comienzo de la película (la aparición de Hauser en medio de la plaza, su ininteligibilidad, el descubrimiento de su cautiverio junto a un caballito de madera), Gracia construye su obra en siete bloques, en los que supuestamente estaríamos asistiendo a lo que podría haber sentido el joven Gaspar durante los largos años en los que se vio privado de libertad y de contacto con otros seres humanos.

Pero pronto nos percatamos de que esos siete bloques (que parecen de hormigón armado, por lo que pesan…) no tienen intención alguna de explicar, detallar, narrar, describir, señalar nada. Sólo en alguno se pueden apreciar nexos comunes entre los planos que los componen (cfr. el que nos presenta todo el proceso completo, sin ahorrarnos ni un detalle, del troceamiento de una res por el matarife de turno, cuya relación con Hauser es un enigma, o bien aquel en el que aparecen cinco memos alrededor de una mesa, uno de ellos vestido de Batman --el propio director: ¿será un trauma por no haberlo disfrazado sus padres de tal en la fiesta del cole?--), pero en general no son sino planos pegados uno tras otro, con intenciones supuestamente artísticas; no sé si por haberse rodado en 16 mm o por una intencionalidad creativa, la imagen tiene una textura de grano grueso, que a lo mejor es muy cool, pero que desde luego impide una visión con claridad de lo que se nos muestra. También es cierto que para lo que hay que ver…

O Quinto Evanxeo de Gaspar Hauser, como toda obra que se reputa arte (no cinematográfico), es opinable. Como cine desde luego no es nada. Como videoarte puede que tenga algún sentido (los críticos de la cosa dirán), pero no en una sala de cine.

Dirigida por

Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

61'

Año de producción

O Quinto Evanxeo de Gaspar Hauser - by , Nov 12, 2013
0 / 5 stars
¿Y el libro de instrucciones?