Película: Obaba

El cine de Armendáriz es un cine contemplativo, como algunas órdenes monásticas. En ese tono ha conseguido sus mejores filmes: Secretos del corazón, sobre todo, pero también la iniciática Tasio o la poco valorada Las cartas de Alou. Pero cuando se pone en otra clave, como la ideológica o de acción, su cine baja apreciablemente, como pasa en Silencio roto.


Obaba era, teóricamente, una buena oportunidad para ese tono intimista, la adaptación de los textos literarios de Bernardo Atxaga, pero no parece que Armendáriz esté en su mejor momento. Es cierto que hay historias, como la de la maestrita abandonada por su novio, al que cartea sin descanso pero al que el (entonces, en los años cincuenta, al menos) manifiestamente mejorable Servicio de Correos extravía incesamente la correspondencia; o la del niño que mató involuntariamente a su hermana, convertido de adulto en un ser de personalidad desdoblada, que concibe darse la gran vida con un atraco imposible.


También es interesante la historia de los lagartos (auténtico "leit motiv" de ese pueblo, Obaba, perdido en el campo) y su tendencia a dejar sordos y sin masa gris a los moradores del lugar. Pero en gran medida el mérito es del original literario de Atxaga, limitándose Armendáriz, en la mayoría de los casos, a ilustrar pulcramente las bellas ideas del escritor guipuzcoano.


Algún detalle cinematográfico, sin embargo, sí recuerda que Armendáriz no es un simple artesano: la bella, sutilísima escena de la maestrita con el pastor adolescente que le ayuda a encender la estufa de la escuela, la noche que el chico ha de quedarse a dormir en la casa de la docente, es un pequeño prodigio: cantan los dos al unísono un hermoso villacinco en euskara, y el tiempo parece detenerse: juntos, sin tocarse, en ese melancólico canto está intacto, prístino el deseo de ambos de abrazarse, amarse... Lástima que no siempre esté Armendáriz a esa misma altura.


Por supuesto, no es "Obaba" un filme desdeñable: hay aliento poético, aunque a veces suene a impostado. Lo que desde luego no es, ni de lejos, es una buena candidata para ir al Oscar: a los académicos de Hollywood les va a sonar a marcianada...


Dirigida por

Género

Duración

120'

Año de producción

Obaba - by , Sep 13, 2014
2 / 5 stars
¡Lagarto, lagarto!