Película: Operación Anthropoid

A veces la procedencia profesional de los directores suele causar cierta sorpresa; cuando no empiezan directamente en la dirección, sus procedencias suelen ir por la vía de las actividades más o menos conectadas con esa tarea, como puede ser la de guionista, aunque también es bastante frecuente que los actores pasen a ejercer de directores. Otros profesionales, como los directores de fotografía, tampoco es raro que se pasen a la realización cinematográfica o televisiva. Ya no es tan frecuente que un fotógrafo de moda dé ese salto, y mucho menos que además lo haga con solvencia. Pues ese es el caso de Sean Ellis, un inglés de Brighton, fotógrafo de moda, que se pasó hace ya más de una década a la dirección de cine, y sus películas en absoluto recuerdan el origen profesional de quien es su máximo responsable; anotaremos también el eclecticismo temático e incluso geográfico de este cineasta bastante impredecible.

Allá a mediados de la década de los años cero de este siglo XXI, cuando su corto Cashback (2004) llamó la atención poderosamente; tanto, que propició su pase a largometraje, con igual título, en 2006. Aquí todavía se podían rastrear huellas de su antigua profesión de fotógrafo de moda, pero ese rastro se empezó a dejar de percibir en su siguiente largo, The broken (2008), atípico filme de terror que interesó mucho. Su tercer largometraje, Metro Manila (2013), está rodado en Filipinas con actores autóctonos, un potente thriller que fue muy buen recibido en varios festivales de primera línea dentro del cine indie, como Sundance o Valladolid. Con Operación Anthropoid de nuevo Ellis cambia de registro y nos cuenta la historia verídica del comando checo que atentó en 1942 contra Reinhard Heydrich, el siniestro Reichsprotektor de la antigua Checoslovaquia (Bohemia y Moravia en la denominación alemana de la época). El gobierno checo en el exilio, en Londres, envió un grupo de militares para acabar con la vida de este alto cargo nazi, tercero en aquel tiempo en la jerarquía del III Reich, tras Hitler y Himmler, una auténtica bestia con rostro humano que asolaba al pueblo checo.

Las vicisitudes, los problemas para montar el atentado, pero también las relaciones amorosas que algunos de esos miembros del comando entablaron con jóvenes aborígenes, constituyen la trama de este poderoso filme bélico, que combina admirablemente el factor humano (las dudas en la Resistencia interna ante la que adivinan brutal represalia del régimen nazi si se llevaba a cabo la ejecución del llamado Carnicero de Praga, el amor que surge en cualquier lugar, incluso en las más duras condiciones) con la necesidad de matar al felón que sojuzgaba a su pueblo.

Muy bien narrada por un cineasta que parece tener las tablas de quien ha dirigido varias decenas de filmes, por la soltura con que lo hace, Operación Anthropoid es una estimulante cinta bélica de notable ritmo, que aporta una visión muy ajustada a la realidad (aunque, lógicamente, magnificada para la ocasión) de los hechos acontecidos en Praga, hechos que precipitaron acontecimientos de todo tipo; por un lado, la desaparición física del llamado Arquitecto del Holocausto (título por el que, a buen seguro, se pudrirá en los infiernos por toda la eternidad), pero por otro también masacres abyectas, como la que provocó, como represalia, el gobierno nazi en el pueblo de Lidice, localidad que borró, literalmente, de la faz de la tierra, con todos sus habitantes. Esa desgarradora historia está contada, por cierto, en el largometraje Lidice (2011). También el atentado contra Heydrich ha sido llevado al cine anteriormente, como ocurrió en Siete hombres al amanecer (1975), con dirección de Lewis Gilbert, aunque con una calidad evidentemente inferior.

Encabezan el reparto dos actores de muy diverso signo: el irlandés Jamie Dorman ha llegado a la fama como protagonista de Cincuenta sombras de Grey (2015) y sus continuaciones, lo que no se puede decir que sea precisamente un timbre de gloria; aquí no está mal, quizá huyendo del encasillamiento en el estereotipo de Guapo Oficial Con Tendencias Sádicas… Por el contrario, el también irlandés Cillian Murphy es un sólido actor de feraz carrera que está, como siempre, bien. Entre las actrices, aquí con papeles subsidiarios, nos quedamos con Anna Geislerová, por cierto, uno de los escasos intérpretes realmente checos del filme, que está espléndida.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

120'

Año de producción

Trailer

Operación Anthropoid - by , Jul 16, 2017
3 / 5 stars
Matar al felón