Película: Operación Concha

Parece claro que a Antonio Cuadri, onubense de mi generación, le va mucho más el drama, a ser posible pequeño, que la comedia. Sus dramas Thomas vive (2014) y, sobre todo, La buena voz (2006), nos parecen bastante mejores que, por ejemplo, La gran vida (2000). Una excepción sería El corazón de la Tierra (2007), costeado drama histórico ambientado en Ríotinto en la época de la explotación inglesa de las minas de aquella zona que, desgraciadamente, no llegó a cuajar como la gran historia épica que aspiraba a ser (y tanto nos hubiera gustado que lo fuera).

Pero Operación Concha, lamentablemente, no convence. Es una comedia que juega con dos tonos, el del enredo y el del timo, íntimamente entreverados, pero en los que nunca se llega a ese punto en el que el espectador se rinde al encanto de la historia o se sorprenda con los giros del guion de estafas que son consustanciales a ese tipo de cine. De hecho, los volantazos en el guion se ven venir de lejos: a nadie con cierta experiencia audiovisual se le escapa el golpe final, ni siquiera el anterior. Y en cuanto a la comedia, ésta requiere imprescindiblemente de diálogos chispeantes, brillantes, inteligentes, cosa que aquí, desde luego, no aparece ni por asomo.

San Sebastián, en el marco de la 64 edición (la de 2016, para entendernos) de su Festival de Cine. Un productor, su director y su jefe financiero conciben, tras quedarse sin dinero para terminar una película (que cancelan), fichar a un actor cubano de gran popularidad en Estados Unidos e Hispanoamérica, con lo que conseguirían la financiación de una mecenas mexicana de dinero más bien turbio para otra cinta. Pero como el actor no se pone a tiro, conciben la más bien peregrina idea de hacer pasar por el cubano a un tipo de parecido más que razonable, para que la mexicana ponga el dinero y (dado su origen) estafarla con todas las de la ley (aunque, es cierto, sea una contradicción en los términos…).

Así las cosas, Operación Concha huele a producto alimenticio, del que ciertamente el cine también ha de nutrirse, no sólo de películas sesudas, intelectuales o artísticas. Otra cosa es que, me temo, no haya dado en la diana para gustar al público, como se confirma ante la tibia acogida en taquilla, a pesar de una campaña publicitaria bastante apañada, y de contar con actores de relumbrón, como Jordi Mollà y el muy actual (por la Saga de los Ocho Apellidos) Karra Elejalde.

Por cierto, hablando de actores y personajes: aunque el moguereño que interpreta (además del cubano con igual jeta) Mollà resulta ser finalmente entrañable, no deja de ser mosqueante que, otra vez, el personaje chungo, el analfabeto, el quinqui, el exdrogueta (lo de ex no sé si es verdad o mentira piadosa…), el machista, el grasioso, el de instintos primarios… sea un andaluz, curiosamente de la misma provincia que Cuadri, Huelva. Estoy seguro que Antonio no ha querido perpetuar el tópico, pero la verdad es que lo parece…

Los actores, en general, bastante sobreactuados. Mollà se desenvuelve razonablemente bien en los dos acentos con los que habla, un andaluz que no está mal, y un español cubano quizá algo tópico. Karra está bastante pasado de rosca, componiendo un productor de opereta, y Unax Ugalde tiene toda la pinta de ir con el piloto automático; hay planos en los que está escuchando el diálogo de otro personaje y se está sonriendo (y no es por la gracia del texto, me temo…). Por cierto que Ugalde cada vez se parece más al Manolo Zarzo de hace cincuenta años: no deja de ser curioso, reencarnado y con el anterior espíritu aún vivito y coleando, qué cosas…


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

99'

Año de producción

Trailer

Operación Concha - by , Oct 05, 2017
1 / 5 stars
Volantazos predecibles