Película: Ovejas negras

Ovejas negras es una producción que Tornasol, la empresa de Gerardo Herrero, afronta con la colaboración de la distribuidora Golem, que ya por entonces se prefiguraba como una de las más interesantes del panorama español en cine independiente y de arte y ensayo. El director fue José María Carreño, hasta entonces crítico e historiador cinematográfico, del que cabe decir, en esa faceta en concreto, que fue uno de los más finos y certeros escritores cinematográficos de su generación. Todavía se habla con respeto y admiración del modélico volumen que dedicó a la figura de Hitchcock en la colección de directores de Ediciones JC.

Como cineasta Carreño tal vez no rayara a igual altura, pero su escaso cine (apenas pudo hacer este largometraje, un corto y un par de trabajos para televisión, antes de morir prematuramente) tuvo siempre puntos de interés, como este filme extraño, una narración ambientada en dos momentos históricos, el presente, con un antiguo alumno de un colegio religioso contando a un viejo profesor un secreto de sus años niños, cuando cursaba estudios en el centro, y, en flash-back, los momentos álgidos de aquel arcano que le aletea en la memoria.

Realizada en tono moderadamente esperpéntico, la visión de Carreño de la España de los años cincuenta y su inevitable rosario de castigos físicos y (lo que seguramente es peor) morales, con el infierno como centro y eje de toda punición, en un ambiente de represión sexual que coartó a toda una generación, tiene su atractivo, y aporta una nueva perspectiva, crítica pero no intrínsecamente dramática, sobre el tiempo de oscurantismo y tinieblas de la postguerra en un ambiente propicio, un colegio religioso de la época, para desatar las neuras y las insatisfacciones de los docentes; una minimalista parábola, al fin y al cabo, de la España de Franco.

Caben citar algunas curiosidades, como la aparición de un entonces adolescente Juan Diego Botto, en uno de sus primeros papeles, o la de un todavía no consagrado Gabino Diego, o el buen hacer de ese secundario excelente que es Miguel Rellán, aquí dando solidez a un papel más protagonista de lo que es habitual en él. La película de Carreño tuvo una trayectoria comercial más bien menguada, y lamentablemente tampoco tuvo una repercusión excesiva entre los críticos.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

84'

Año de producción

Ovejas negras - by , Jan 10, 2015
2 / 5 stars
Una mirada sobre la educación religiosa