Película: Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón Ocho años antes de que Pedro Almodóvar estuviera a punto de conseguir el Oscar con Mujeres al borde de un ataque de nervios, y diecinueve años antes de que lo obtuviera por primera vez con Todo sobre mi madre, este manchego regordete, provocador y entonces empleado de Telefónica se inició en los largometrajes con este Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón. Para los que la vieron se convirtió en una especie de filme de culto, anonadados como estaban por este chirriante narrador de historias que epataba contando la vida de tres burguesas que se veían envueltas en una vorágine de amoralidad y deseos desinhibidos, bien que todo ello sin exceder de los límites del cine comercial. Después llegaron éxitos de público y el reconocimiento internacional, pero en Pepi… lo que asombró fue su poderosa carga corrosiva, virtud que en el resto de su filmografía ha ido estilizándose y, por qué no decirlo, perdiéndose. Es cierto que Pepi… es un filme realizado casi con maneras de Super-8 (precario sistema de cine aficionado que se utilizaba en los años sesenta y setenta), pero sus mejores bazas están en su frescura y su dicharachera y brutalmente espontánea forma de contar una historia. La factura es de lo más cutre que se pueda encontrar en cine; todavía no habían llegado los millones ni el mercado norteamericano. Almodóvar no pasaba entonces de ser una variante mesetaria de una locaza coetánea, Ocaña, reinona de la llamada Moguda catalana, el equivalente a la Movida madrileña, de la que esta Pepi… sería su buque insignia cinematográfico, como Alaska y los Pegamoides lo sería en lo musical. El proceso de refinamiento de Almodóvar ha sido progresivo y acelerado. Entre Pepi, Luci., Bom y otras chicas del montón y, por ejemplo, la citada Mujeres al borde de un ataque de nervios, rodada ocho años después, hay un auténtico abismo. Almodóvar ha aprendido a hacer cine vertiginosamente y hoy lo hace con auténtica maestría. Sin embargo, hay que reconocer que ha perdido en capacidad de provocación, tal vez para ganar en profundidad y, sobre todo, en creatividad visual. En el reparto, una Carmen Maura por entonces muy en boga gracias a un programa de televisión, lejana aún de posteriores (y muy merecidos) laureles, junto a elementos clásicos de la fauna almodovariana, como el difunto Félix Rotaeta, Kiti Manver y Cecilia Roth.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

89'

Año de producción

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón - by , Mar 29, 2007
3 / 5 stars
El buque insignia de la Movida