Película: Planeta prohibido He aquí un pequeño clásico de la ciencia-ficción americana de los años cincuenta, la época dorada de este género, especialmente por lo que se refiere a productos de serie B, pero que han quedado en la mente del cinéfilo y en las páginas de cualquier historia del cine. Planeta prohibido pertenece a la especie de filmes futuristas, tipo La guerra de las galaxias, sólo que con bastante menos efectos especiales. Un maduro científico vive desde hace veinte años en un planeta alejado de la Tierra, Altair (nada que ver con la Obra…), con su hija. Cuando una expedición intenta devolverle a la civilización, el hombre se resiste: hay secretos que no deben ser descubiertos por los terrícolas. El encanto de la película está en su modestia, pero también en los arquetipos enunciados: el científico un punto loco, la hermosa hembra entre el padre y el amor, el robot de impresionantes cualidades, la imaginación desbordante al pintar civilizaciones extrañas. Entre los intérpretes “de carne y hueso” merece la pena destacar a Walter Pidgeon, un auténtico caballero de la escena, un hombre que fue durante la década de los treinta y los cuarenta el galán perfecto, y que cuando maduró se hizo el elegante “gentleman” imprescindible en cualquier película con estilo. La bella Anne Francis ponía su palmito, y ya era mucho, y el apuesto Leslie Nielsen (algunos años más tarde muy popular por su serie televisiva La nueva generación, y décadas después por ser el protagonista de la serie fílmica de carácter paródico iniciada con Agárralo como puedas) le daba el contrapunto. El intérprete “electrónico”, el robot propiedad del científico, es un armatoste realmente cautivador, a la misma altura de su primo de Ultimátum a la Tierra e, incluso, sin su palabrería metafísica, del megaordenador HAL 9000, de 2001, una Odisea del Espacio.

Dirigida por

Nacionalidad

Duración

94'

Año de producción

Planeta prohibido - by , Apr 07, 2007
3 / 5 stars
Deliciosa serie B