Película: Pozoamargo

Enrique Rivero es un productor, guionista y director de una todavía (afortunadamente...) corta carrera. Su cine prácticamente no ha tenido distribución, o ha sido muy limitada. Esta Pozoamargo da alguna idea de las razones de ello.

La película, que ha tenido que contar con la producción de dos países para hacerla, España y México, cuenta, por decir algo, la historia de un individuo, casado y con su mujer embarazada, que tras hacerse una analítica se entera de que tiene una enfermedad venérea. En vez de ponerse en tratamiento, huye a un pueblo en medio de la nada, donde, como ya sabemos que pasa siempre en cine, que no en la vida, las mujeres del lugar parece que se ponen en celo en cuanto llega un macho nuevo... El tipo, tras alguna renuencia, finalmente sucumbe a los cantos de sirena de la “salida” del pueblo, como en el chiste, a partir de lo cual el complejo de culpa le hará dar un cambio radical a su vida.

Pero en Pozoamargo todo es banal, todo es artificial, todo es estúpido, por decirlo con una sola palabra. Alargando los planos hasta la extenuación, para conseguir llegar a la hora y media de metraje cuando lo que se narra, con la adecuada economía de lenguaje, podría contarse en veinte minutos, Rivero se las da de profundo con largos planos en los que no pasa absolutamente nada, ni falta que hace. Cine de la vacuidad, aunque se pretende lleno, la moraleja no puede ser más lamentable: la culpa no es nada, hay que vivir como si cualquier desafuero que hagamos no tuviera mayor importancia: ¡Vivan las cavernas y los bisontes de Altamira! ¡Volvamos a los árboles, de donde nunca debimos bajarnos!

En fin, un disparate tras otro, con una premeditada intención de provocar, un epateur le bourgeoise que a estas alturas es ridículo, una carajera mental que no se merece el gasto de producción realizado, condenándonos a los espectadores a una paciencia infinita. Entre los intérpretes, citaremos a Natalia de Molina, más que nada para aconsejarle que no haga cualquier cosa que le ofrezcan. Su personaje es, en puridad, un “no-personaje”, y no va a dar lustre alguno a una carrera que se promete brillante siempre que evite bostas de vaca como ésta.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

99'

Año de producción

Trailer

Pozoamargo - by , Jun 28, 2016
0 / 5 stars
Paciencia infinita