Película: Puerto de Nueva York El húngaro Laszlo Benedek es uno de esos clásicos menores que alguna vez habría que reivindicar como arquitectos cuasi anónimos del grueso de la producción norteamericana de los años cuarenta y cincuenta, con toda probabilidad los años dorados del cine yanqui. Aparte de eso, pertenece Benedek a la legión de cineastas de origen centroeuropeo que, como Wilder, Lubitsch, Sternberg, Preminger o Lang, dieron gloria y solidez a la cinematografía americana. Benedek fue un hombre cultivado, muy influenciado por las ideas de Bertold Brecht, que hizo siempre un cine con rasgos tenuemente intelectuales, como en su excelente adaptación del clásico teatral de Arthur Miller “Muerte de un viajante”, o en “Salvaje”, con Marlon Brando.
El puerto de Nueva York es el campo de batalla donde la policía de frontera americana lucha contra los traficantes de droga, mercancía que ya por entonces iba cobrando auge en el mercado negro. En este ambiente, el tono que Benedek le dio fue el de un filme negro, un policíaco muy bien diseñado, en una atmósfera opresiva y ligeramente inquietante, con personajes bien delineados y trama bien contada.
“Puerto de Nueva York”, aparte de ser una de las primeras películas de Laszlo Benedek, fue la primera ocasión en la que se puso ante las cámaras un actor carismático como Yul Brinner, quien después se consagraría con cintas como “El rey y yo”, “Los siete magníficos” o “Taras Bulba”. Si la memoria no nos es infiel, en esta película todavía no lucía su cráneo totalmente rasurado, aspecto físico que posteriormente se convertiría en su indiscutible imagen de marca.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

82'

Año de producción

Puerto de Nueva York - by , May 12, 2007
3 / 5 stars
Atmósfera opresiva