Película: Quarantine

Hace ahora casi un par de años nos sorprendió, y tan gratamente, ese experimento entre el docudrama y el fantaterror que fue REC, la mejor película sin duda de Jaume Balagueró, solo o en compañía de otros (¡ay, Rafi Escobedo, formas parte ya del inconsciente colectivo a través de esa frase hecha, un prodigio de la disparatada prosa judicial…!). El filme causó sensación allá donde se vio, hasta el punto de que sus derechos fueron comprados por una productora yanqui para hacer un “remake” para Estados Unidos.


El resultado de esa transacción es esta Quarantine, que ciertamente no aporta nada nuevo al impactante título de Balagueró & Plaza, limitándose a copiar casi “ad pedem litterae” el guión de los cineastas españoles; si acaso se permite algunos “ex cursos”, bien que bastante morigerados: por ejemplo, se limitan a poner en pantalla, de vez en cuando, al cámara de la historia, que en REC era siempre una presencia “en off”. Hay alguna otra diferencia irrelevante, pero la más importante es precisamente que donde en el filme español había inventiva, talento y auténtico sentido del “suspense” a través de una historia que simulaba con éxito ser un documental contado en tiempo real, en el yanqui lo que hay es mera copia, aplicada, es cierto, porque la historia está contada con buen pulso y sin que chirríe en ningún momento su (falso) realismo, pero sin aportar nada, simplemente rehaciendo lo que ya habían hecho magníficamente Plaza y Balagueró.


Entonces, como recientemente ha ocurrido con Peter Handke y su nueva versión de Funny Games, o con Gus Van Sant cuando perpetró la sacrílega copia de Psicosis, ¿para qué se rehace lo que ya era perfecto?


Evidentemente, la única intención de este filme de serie B ha sido hacer caja, y eso a fe mía que lo ha conseguido: con un modesto presupuesto de doce millones de dólares ha conseguido una recaudación, sólo en el mercado yanqui-americano, que ha triplicado esa cifra, y eso sólo en su pase por la pantalla grande, sin contar las sucesivas carreras comerciales en otros soportes que todavía habrá de rentabilizar. Así que la jugada les ha salido bien, aunque también es cierto que cinematográficamente hablando no aporta cosa alguna.


Al director, John Erick Dowdle, no le hemos visto nada por estos pagos, España, si bien tiene una aún corta carrera, generalmente en los procelosos terrenos del terror. No apunta maneras personales, aunque sí parece tener buena mano para la artesanía cinematográfica, lo que, bien mirado, tampoco está tan mal…


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

89'

Año de producción

Quarantine - by , Aug 14, 2014
2 / 5 stars
RECórcholis!