Película: ¡Qué bello es vivir!

Frank Capra fue el último de los grandes de Hollywood en morir, el último de los que conocieron a los pioneros, Griffith, Ince, Chaplin, Keaton, en la primera época del cine americano, cuando todavía se estaban poniendo los cimientos de un lenguaje que cambiaría el mundo.


Su cine estuvo siempre impregnado de honesta bonhomía, como su inolvidable Juan Nadie, una feroz crítica al mundo de los políticos profesionales; en ¡Qué bello es vivir!, con igual aliento entre la poesía y la épica, podemos asistir a un hermoso cuento de Navidad en línea con lo que gustaba a Capra: voluntarismo humanista, posibilismo rayano en la utopía, lírica del hombre pobre frente al poderoso, siempre desde una perspectiva cristiana, y en los años treinta y cuarenta enlazando muy bien con el espíritu del New Deal predicado por Roosevelt.


En un pueblecito americano, un honrado padre de familia se opone a que los ricos del lugar acaben con una institución de ayuda a los necesitados que creó su padre. Se tendrá que enfrentar entonces con la especulación, los potentados que no se detendrán ante nada para conseguir sus objetivos. El hombre honrado es emboscado y una lamentable casualidad lo pondrá a los pies de los caballos.


Hay una poética humanista en ¡Qué bello es vivir! que nos puede parecer hoy un tanto trasnochada: véase la película, si es posible, con la ingenuidad de la niñez, y se disfrutará plenamente. El actor que más cabalmente podía llevar a cabo el personajes central sin desmerecer era, por supuesto, James Stewart, y él es el alma de la película, convenientemente arropado por un excelente cuadro de actores característicos, entre los que destaca el gran Lionel Barrymore en su composición del ricachón del lugar, el enemigo número uno de Stewart y de su pobre gente. La música es del maestro Dimitri Tiomkin. Como se ve, el tema es antiguo pero moderno: el hombre sigue siendo un lobo para el hombre, aunque una nueva flauta de Hamelin nos haga creer que vivimos en el mejor de los mundos posibles.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

130'

Año de producción

¡Qué bello es vivir! - by , Oct 18, 2014
4 / 5 stars
El hombre honrado