Película: Reflejos El cine de terror de Extremo Oriente sigue produciendo secuelas en Occidente. Esta vez no es un filme japonés, sino coreano (del sur, se entiende…), que se estrenó hace varios años en España con el título de “El otro lado del espejo”. El cine yanqui, con el auxilio para la ocasión de Rumanía (donde se rodó buena parte del filme, por comprensibles motivos económicos) hace su versión ahora, pero el resultado no ha sido bueno: Alexandre Aja, un cineasta francés afincado en USA hace tiempo, hijo del también director Alexandre Arcady, vuelve a demostrar que su cine de terror (género en el que se ha especializado) está plagado de los odiados lugares comunes habituales: vale decir esos sustos estúpidos que quieren provocar el brinco en la butaca antes que la pura, genuina sensación de horror en el espectador.
Y el tema era interesante, deudor del original coreano aunque con diferencias: un policía en excedencia con problemas depresivos tras matar a un hombre en acto de servicio se emplea como guardia de seguridad en unos grandes almacenes calcinados en un incendio unos años antes, un edificio que espera la becqueriana mano de nieve de que se pongan los seguros de acuerdo para su reconstrucción. Allí pronto verá que los espejos, omnipresentes en todo el edificio, guardan muchos secretos. Pero, como bien sabemos, no basta con tener un estimulante argumento, sino que después hay que hacer un guión coherente, que pueda resultar verosímil (dentro de la inverosimilitud conceptual del género), y, sobre todo, hay que plasmarlo con credibilidad y honestidad. Y Aja falla en el guión, plagado de incongruencias y cabos sueltos, y se ceba en demostrar que sus chicos de efectos especiales son capaces de las mayores truculencias y casquerías; en eso se lleva la palma la secuencia de la hermana del protagonista en el baño, que no destriparemos (¡uy, perdón!).
Pero no hay terror en sentido estricto, y la explicación a tanta crueldad como anida en los grandes almacenes quemados es tan etérea como ininteligible. Lástima, porque el mundo de los espejos, con sus imágenes reflejadas exactamente al revés, tiene posibilidades inmensas (que se lo digan, si no, a un escritor de temas no terroríficos –aunque algunos de sus textos den miedo…--, Lewis Carroll, autor de la fascinante”A través del espejo”), pero no parece que fuera Aja el cineasta ideal para explorarlas.
Como curiosidad, el músico, el español Javier Navarrete, autor de varias de las partituras de las películas de Guillermo del Toro, realiza aquí una versión muy “sui generis” del “Asturias” de Albéniz, que el compositor turolense convierte en un inquietante tema principal; luego para que digan que los clásicos están anticuados...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Reflejos - by , Oct 11, 2008
1 / 5 stars
A través del espejo