Película: Remember

Atom Egoyan es seguramente uno de los cineastas actuales en los que ha tenido una mayor influencia su muy diversa procedencia étnica, de nacimiento, social y educativa. De ascendencia armenia, nació sin embargo en Egipto (no es raro, como sabemos el pueblo armenio fue masacrado por el Imperio Otomano en la segunda década del siglo XX, empujando a los supervivientes a una dura diáspora), pero creció en Canadá. Esa variedad de influencias converge en un cine ciertamente atípico, extraño, en el que las relaciones humanas conforman el centro del escenario, el meollo de sus temas. Claro que, como suele ocurrir en estos casos, esa materia es evanescente, y puede dar películas muy notables (véanse por ejemplo Exótica o El dulce porvenir), interesantes (El viaje de Felicia, Ararat) o tirando a flojitas (Chloe).

Con Remember Egoyan amplía su área de influencia temática: si hasta ahora, además de las complejas relaciones entre personajes esquinados, había hablado de temas históricos como el holocausto armenio, ahora nos habla del otro Holocausto, el que se suele escribir con mayúsculas, el judío perpetrado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Claro que, en el fondo, lo que importa al cineasta armenio-egipcio-canadiense no es tanto el Holocausto como otros temas que sí están más cerca de sus intereses, tales como la memoria, el recuerdo, el olvido, finalmente la culpa y su redención.

Un anciano ha perdido a su mujer, muerta por cáncer; tiene graves problemas para recordar las cosas, en un proceso senil, tal vez Alzheimer, que le hace no recordar nada de la memoria inmediata al despertarse tras dormir. En el (costeado) asilo en el que vive, otro viejo le convence para acabar con la vida de un criminal de guerra nazi que se oculta en Estados Unidos; hay varios candidatos que encajan en el perfil, y el viejo senil habrá de escapar de su dorada espera de la muerte para localizar a aquel que asesinó a su familia en Auschwitz. Pero las brumas de su deterioro mental no le ayudarán en su cometido…

Remember es un filme extraño. Aparte de que todos los de Egoyan lo son, aquí ha debido influir especialmente el guión de Benjamin August, procedente de la dirección de casting, que hace con éste su primer libreto para el cine. La historia es interesante e intrigante, ahí es nada, un nonagenario con serios problemas casi para saber cuál es su nombre, compelido a buscar y matar a un antiguo nazi que pasaportó al otro mundo a miles de judíos en el oprobioso campo de concentración. Lógicamente una historia como ésta tiene graves carencias de credibilidad, de coherencia: cómo es capaz un anciano al borde de la muerte, con problemas hasta para atarse los zapatos, de recorrer medio Estados Unidos para descerrajar dos tiros a su archienemigo sin que le encuentre la Policía, con sus sofisticados medios, ya alertada por la desaparición del viejo; cómo es posible que un hombre en unas muy deterioradas condiciones físicas pueda hacer un tan largo, fatigoso viaje sin que su salud no le postre definitivamente en una cama de hospital, cuando no en una tumba.

Pero, qué quieren que les diga, a pesar de todo ello, Remember nos gana por su extraña mixtura de thriller en el que ha de acabarse con un viejo criminal de guerra (en lo que se emparenta con la notable La deuda, de John Madden) con un drama sobre la memoria y el olvido (a la manera de la espléndida y germinal Memento, de Christopher Nolan). Efectivamente, las lagunas mentales del protagonista le harán perder todo lo conocido en los últimos días, y sólo el recurso a textos previamente escritos para remediar tal olvido le permitirá continuar con su casi imposible tarea.

Christopher Plummer está excelso en el papel de este hombre perdido en las brumas de Auschwitz; sin él Remember no tendría sentido. Otros viejos y buenos actores, como Bruno Ganz o Jürgen Prochnow, le dan adecuada réplica, aunque me quedo con Martin Landau, el inolvidable protagonista de algunas de las mejores series televisivas de nuestra infancia, Misión imposible o Espacio 1999, aquí acaso ya definitivamente en el último tramo de su carrera, de su vida.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

94'

Año de producción

Trailer

Remember - by , Mar 06, 2016
3 / 5 stars
Las brumas de Auschwitz